¿Me conviene un coche eléctrico?

Si vas a comprar un coche eléctrico debes leer antes este artículo para saber si realmente es lo que más te conviene o por el contrario debes seguir apostando por un gasolina o diésel

Edgar Vivó » 25 de marzo, 2020

Todo aquel que se enfrenta a la compra de un automóvil se plantea si ya le conviene o no un coche eléctrico. Respondiendo a estas preguntas sabréis si estáis preparados para dar el salto a la electrificación o si por el contrario debes seguir optando por un modelo diésel o gasolina.

¿Se adapta a mi estilo de vida?

Lo primero que hay que tener en cuenta es el uso que se hace del coche, es decir, cuántos y qué tipo de kilómetros recorres diariamente. En España se recorre una media de 240 km semanales, es decir, algo más de 34 al día. Si es tu caso, y teniendo en cuenta que la recarga de un coche eléctrico a día de hoy suela dar entre 300 y 400 kilómetros de autonomía, y hasta 600 en los casos de los vehículos más exclusivos o si se realiza exclusivamente en ciudad en el caso de los generalistas, podrías optar a un coche eléctrico.

En cambio, si por trabajo o por cualquier otra circunstancia realizas más de 40 kilómetros al día, y principalmente por carretera, lo más aconsejable sería comprarte un automóvil de combustión: gasolina si realizas menos de 20.000 kilómetros al año y diésel si superas esta cifra.

Hyundai Kona Eléctrico

Otra posibilidad es que durante el año recorras los kilómetros indicados para un coche eléctrico pero en vacaciones afrontes cada temporada un largo viaje, un gran inconveniente teniendo en cuenta la poca disponibilidad de puntos de recarga que existe actualmente. Para dar solución a este problema, muchas marcas ya están desarrollando fórmulas por las que un cliente puede optar gratuitamente o por un módico precio a otros modelos de su gama más acordes para recorrer largos trayectos y con motor de combustión para poder afrontar estos desplazamientos.

Una alternativa para no tener que recurrir a estas fórmulas pero seguir disfrutando de un coche eléctrico para el día a día y a su vez apto para largos viajes es comprar un híbrido enchufable. Este tipo de vehículos tienen un motor eléctrico y unas baterías de menor tamaño que brindan una conducción 100% eléctrica de unos 50 kilómetros, con lo que se cubre la media de kilómetros diarios que recorren al día en coche los españoles, y lo combinan con motores de combustión para no tener que preocuparse de la autonomía cuando se afrontan largos viajes.

¿Puedo recargarlo?

La segunda gran pregunta es, ¿dónde puedo recargar mi coche eléctrico?. Existen tres opciones: en casa, en el trabajo o en la red de cargadores que ofrecen las marcas con compañías asociadas o en sus propios concesionarios.

Si es en casa, lo primero que hay que decir es que la mayoría de marcas al comprar uno de sus coches eléctrico o bien te regalan el Wallbox u ofrecen ayudas a la instalación el mismo para que este trámite sea lo más llevadero posible y no sea un impedimento económico en la compra del coche.

La situación ideal es disfrutar de una vivienda con garaje propio, en la que el único elemento a tener en cuenta es adaptar la potencia y la acometida a la instalación eléctrica necesaria para instalar un cargador doméstico.

Peugeot 508 híbrido enchufable

Tampoco hay problema si se vive en un edificio pero se dispone de plaza de garaje propia, ya que el artículo 17.5 de la Ley de Propiedad Horizontal (LPH) dice que “la instalación de un punto de recarga de vehículos eléctricos para uso privado en el aparcamiento del edificio, siempre que éste se ubique en una plaza individual de garaje, solo requerirá la comunicación previa a la comunidad”. Es decir que legalmente la comunidad no te puede impedir instalar tu punto de recarga y tan sólo tendrías que comunicarlo previamente.

Si en cambio no tienes plaza de garaje no te recomendamos comprar un coche eléctrico o híbrido enchufable, ya que quedarías a expensas de poder recargarlo en el trabajo si este dispone de un cargador al que tengas acceso, en la limitada red de cargadores públicos, en los concesionarios de la marca del vehículo si dan libre acceso a ellos, o a través de las fórmulas de carga que las firmas automovilísticas ofrecen mediante la asociación con empresas eléctricas.

¿Me sale rentable comprar un coche eléctrico?

Los coches eléctricos son notablemente más caros que los convencionales. Eso es innegable. Pero hay que tener en cuenta que en situaciones muy específicas y gracias a su menor gasto de uso y mantenimiento pueden salir más rentables a largo plazo que los de motor de combustión.

Con un eléctrico gastamos una media de entre 0,60 y 1,80 euros de energía eléctrica cada 100 kilómetros, mientras que en un modelo diésel de similares características este coste se eleva hasta los casi 5 euros/100 km. Si a esto le añadimos unos costes de mantenimiento mucho más reducidos dada la menor cantidad de elementos mecánicos y de desgaste, además de una menor periodicidad de revisiones (cada 2 años en vez de un año), el vehículo eléctrico puede salir más rentable con el paso de los años.

Kia Soul eléctrico

Los híbridos enchufables no son tan caros como los eléctricos puros, pese a que siguen estando bastante por encima de los de combustión, y los costes de uso y mantenimiento también están entre ambos: el coste energético es de entre 1 y 2,5 euros cada 100 km por los 5 ó 6 euros de su equivalente en diésel. Este equilibrio es el que nos invita a recomendar a los híbridos enchufables por encima de los eléctricos.

¿Ayuda realmente al medioambiente?

Si tu principal razón de compra es el respeto medioambiental, ahí si que no hay discusión posible, el coche eléctrico es la opción más adecuada. A lo largo de todo el ciclo de vida de un automóvil (desde la extracción de los materiales necesarios para construirlo, hasta su reciclaje final), un eléctrico emite de un 30 a un 70% menos de CO2 que uno de combustión, dependiendo del origen más o menos renovable de la energía con la que lo recarguemos a lo largo de su fase de utilización.

También »  Coronavirus: ¿Se puede acudir al taller si se sufre una avería?