Jaguar XKSS: Un clásico que resiste al tiempo

Jaguar Classic fabrica los nueve XKSS que quedaron por producir tras el incendio de la planta de Browns Lane en 1957, y lo hace a partir de los planos del modelo original y siguiendo las mismas especificaciones técnicas empleadas en las primeras 16 unidades


Edgar Vivó » 26 de noviembre, 2018

Como el ave Fénix, el Jaguar XKSS resurge de sus cenizas totalmente reforzado al unir lo mejor del pasado y presente de la marca británica. El equipo de Jaguar Classic, después de 18 intensos meses de investigación, inició en 2017 la fabricación de nueve unidades de este modelo, las cuales ocupan el lugar de aquellos que se perdieron en el famoso incendio de la planta de Browns Lane en 1957.

Los 25 vehículos originales debían haberse exportado a EE.UU., pero cuando ocurrió la tragedia solo se habían finalizado 16. Desde 2017, Jaguar Classic fabrica de forma totalmente artesanal y siguiendo con exactitud las especificaciones originales los nueve deportivos XKSS que ahora saldrán a la venta por un precio superior al millón de euros.

El primer superdeportivo

Muchos consideran al Jaguar XKSS como el primer superdeportivo de la historia. Y es que este modelo deriva del D-Type que ganó de manera consecutiva las 24 Horas de Le Mans en 1955, 1956 y 1957. Tras este triplete, Sir Williams Lyons, cofundador de la compañía, decidió utilizar los veinticinco D-type que tenía todavía en la fábrica para crear unos superdeportivos con todas las prestaciones del coche de carreras, pero adaptados para poder circular por las carreteras norteamericanas. Para ello les dotó de un parabrisas completo, hizo desaparecer la separación entre conductor y pasajero donde además añadió una segunda puerta, y modificó la inconfundible zaga del D-Type eliminando la aleta situada tras el piloto.

Jaguar XKSS

Un coche de cine

Uno de los propietarios más ilustres del XKSS fue Steve McQueen. El mítico actor adquirió una unidad que vendió en 1969 y posteriormente recuperó en 1977 para conservarla hasta el día de su muerte. La «rata verde», que es como McQueen llamaba cariñosamente a su XKSS por el clásico color con el que ahora se producen los nuevos modelos, ésta expuesto en el Museo Petersen del Automovilismo de Los Ángeles.

También »  Un talismán hecho emblema

Trabajo artesanal

El equipo de ingeniería de Jaguar Classic escaneó varias versiones del XKSS de 1957 para confeccionar una imagen digital completa del vehículo, desde la carrocería hasta el chasis, incluidas todas las piezas necesarias.

A partir de estos patrones se diseñó una carrocería que se fabrica con una aleación de magnesio, exactamente igual que en 1957. Además, éstas se montan de forma totalmente manual en una cadena de montaje formada por auténticos artesanos. A su vez, los bastidores están soldados en bronce, tal y como se hacía con los tubos del chasis del XKSS en aquella época.

Los «nuevos» Jaguar XKSS se han dotado con piezas externas que son réplicas casi exactas de las originales, como los frenos de disco Dunlop con una bomba Plessey o los neumáticos de la misma firma con ruedas de aleación de magnesio de dos piezas remachadas.

No menos fidedigno es el interior, donde se han respetado elementos como la madera del volante, los pespuntes de los asientos de cuero, los botones de metal del salpicadero, las piezas de bronce del tablero de instrumentos, e incluso se muestra una recreación perfecta de los míticos indicadores Smiths de la época.

Cuadro de instrumentos. El tablero de la instrumentación conserva todos los elementos del Jaguar XKSS original.

Puede decirse por tanto que los nuevos XKSS no son sólo una réplica sino una continuación de la producción de los modelos originales, aunque eso sí, con pequeños cambios en algunas especificaciones para mejorar la seguridad de los ocupantes. Por ejemplo, el depósito de combustible está fabricado con robustos materiales modernos para aguantar la circulación y las especificaciones de los combustibles actuales.

También »  «Hora 25» de Audi: adiós al atasco

Bajo el capó se ha dispuesto un motor de seis cilindros en línea y 3.4 litros de cubicaje como el clásico superdeportivo, pero con 262 CV en vez de los 250 originales del D-Type. Además, el propulsor incluye bloques de hierro fundido totalmente nuevos, nuevas culatas fundidas y tres carburadores Weber DC03 para mejorar el rendimiento.

El proceso completo de creación de cada uno de los nueve XKSS requiere más de 10.000 horas de trabajo por parte de los maestros artesanos de Jaguar. Son, por tanto, auténticas joyas sobre ruedas destinadas a exclusivos coleccionistas.

Minucioso trabajo artesanal. Los maestros artesanos de Jaguar Classic invierten más de 10.000 horas de trabajo para crear una unidad del “nuevo” XKSS y emplean las mismas técnicas que en el modelo original.