Cupra Ateca: SUV Racing

El primer modelo de la marca deportiva de Seat se salda con uno de los SUVs más rápidos del mundo. Su ligereza, combinada con 300 CV, excelentes frenos y suspensiones, autorizan una dinámica excepcional para un coche que no pierde un ápice de su practicidad y que además mantiene una distancia al suelo que le permite transitar fuera del asfalto

NEOMOTOR Murcia » 26 de noviembre, 2018

Cupra es a Seat lo que AMG a Mercedes, M Motorsport a BMW o RS a Audi; la marca que se encarga de desarrollar, poner a punto y comercializar las versiones más prestacionales de su matriz. Su nombre, que hasta la fecha coronaba las variantes más deportivas de Seat, nació de combinar los anglicismos Cup y Racing y sirvió para celebrar el primer título de la marca española en el mundial de rallyes.

Hoy, transformada en una marca, con todo lo que ello conlleva, y tras anunciar que lanzarán siete modelos nuevos hasta 2021, Cupra se viste de largo presentando el primer modelo de su catálogo, el Ateca, con el que hemos realizado una toma de contacto.

Sabedores de cómo hacen las cosas en Seat Sport, el departamento de competición de la marca española que se ha involucrado muy directamente en el desarrollo de este Cupra Ateca y conociendo a Jordi Gené, el encargado de su puesta a punto, no teníamos duda de que el coche sería excelente. Además, los ingredientes con los que se ha “cocinado” ya son muy brillantes en origen, desde el Ateca en sí mismo, cuya versión más potente era hasta la fecha de 190 CV, hasta el excelente motor 2.0 litros de 300 CV que ya conocíamos del León Cupra, pasando por el rápido cambio de doble embrague y 7 velocidades. Así, el trabajo de Cupra se ha centrado en el desarrollo de las suspensiones y los frenos para conseguir un conjunto extremadamente rápido, sin que pierda la versatilidad propia de su condición SUV. De hecho, por sus 247 km/h de velocidad punta y una aceleración 0-100 km/h en 5,2 segundos -facilmente alcanzable, ya que dispone de sistema Launch Control de arrancada automática-, es uno de los modelos más rápidos salidos del fabricante español; mientras que su espacioso interior o los 485 litros de capacidad del maletero permanecen intactos. Por otro lado, pese a montar enormes llantas de 19 pulgadas y neumáticos 100 % de asfalto, su altura libre al suelo (20 centímetros) le permite transitar con cierta soltura por la mayoría de los caminos.

También »  Luces, cámara y... contacto

Estética y equipamiento

Como no podía ser de otra manera, el Cupra Ateca luce un aspecto exterior muy deportivo, con paragolpes, pasos de rueda y taloneras específicos, cuatro salidas de escape, llantas de atractivo y muy ventilado diseño y 19 pulgadas de diámetro, spoilers, etc. La palabra Cupra preside el frontal y la trasera con logos de generoso tamaño, mostrando, orgullosamente, su condición.

Pasando al interior, respiramos el mismo ambiente deportivo, con materiales de alta calidad y unos ajustes y acabados aún mejores de los que luce un Ateca de Seat. Costuras en color cobre -como los logos-, gran logo en el volante, asientos deportivos tapizados parcialmente en Alcantara, pedales de aluminio…

Por lo que respecta al equipamiento, cuenta con acceso y arranque sin llave, cargador inalámbrico para el teléfono, cámaras de visión periférica, sistema multimedia con pantalla táctil de 8 pulgadas con instrumentación adicional y navegador, sistema de aparcamiento semiautomático, y un larguísimo etcétera.

Destacar el mando giratorio situado tras la palanca del cambio desde el que podemos seleccionar los seis modos de conducción disponibles: Normal, Sport, Individual, Snow, Off-Road y Cupra.

Como opciones solo quedan los discos delanteros perforados de 370 milímetros con piezas Brembo de cuatro pistones o los asientos deportivos tipo baquet.

Al volante

Desde que nos instalamos en el bien diseñado y muy ergonómico puesto de conducción nos llama la atención lo bien construido que está el coche y la sensación de calidad que transmite. Nos incorporamos al denso tráfico urbano para comprobar cómo pese a su potencia, permite una conducción suave y relajada, sin tirones ni excesivo ruido o vibraciones. Como si de un Ateca estándar se tratase. Lo mismo sucede cuando abordamos la autovía; es sensible a los modos de conducción que seleccionemos, pero su precisión y ausencia de balanceos no le resta confort. Llegamos así a la autopista y aceleramos a fondo por primera vez en el acceso. El carácter cambia de manera radical, acelera muy bien y con una decisión que nos arranca la primera sonrisa franca. La tracción total evita patinadas y el eje trasero nos ayuda a inscribirle justo, donde queremos. Pronto nos cansamos de la autopista y buscamos carreteras de curvas, donde independientemente del estado del firme, el Cupra Ateca nos da lo mejor de sí. El ritmo que permite es mucho más alto que el de otros SUV que casi le doblan en potencia, pero también en peso. Así, los 4,38 metros de longitud y los 1.615 kilos que pesa hacen gala de una progresividad y efectividad sorprendentes. No es difícil explotar su elevado potencial porque las suspensiones se lo tragan todo y mantienen siempre el contacto con el suelo, mientras que sus potentes, dosificables y -gracias a Dios- inagotables frenos y ayudas electrónicas a las conducción, acudirán prestos para auxiliarnos cuando seamos demasiado optimistas con nuestras dotes.

También »  Fórmula E: emoción eléctrica

Por último, y pese al escaso perfil de sus anchos neumáticos 235/40/19, no quisimos dejar de salir a un camino para comprobar que incluso en estas desfavorables condiciones para un coche tan rápido y efectivo, el Cupra Ateca cumple con creces a nivel dinámico.

Jordi Gené

El piloto Jordi Gené recibió el encargo de desarrollar el nuevo Cupra Ateca: “Se partía de la base de un Ateca FR, pero con cambios. Pronto vi que este objetivo era posible y, aunque no era un encargo fácil, representaba un interesante reto y la búsqueda de un equilibrio entre todo lo que requiere o exige un SUV. Un coche de este corte, si lo desarrollas como deportivo, perderá buena parte de sus funciones. Por ejemplo, no podrá ser bueno en campo por escasas que sean las exigencias en este apartado, tampoco en ciudad, o en la nieve… Si tiras mucho para un lado u otro pierdes eficacia en otra parcela, por eso es especialmente complicado su desarrollo y por eso el equilibrio es lo que mejor define el reto de hacer un SUV deportivo. El FR ya es un coche con una dinámica muy buena para ir rápido, pero al extremo siempre hay unas limitaciones de comportamiento. En este caso hemos ido un paso más allá”.

Jordi Gené

Conclusión

Con un precio de 44.899 euros, el Cupra Ateca es un coche casi único. No hay un modelo de su tamaño con 300 CV de potencia y los que superan esa cifra son claramente más grandes, pesados y más caros. Pese a ser tan rápido y efectivo, como divertido, no pierde su versatilidad y permite todo tipo de uso, con consumos bastante razonables -la marca homologa un gasto medio de 7,4 l/100 km-, con lo que estamos ante un modelo tan brillante como recomendable. Por ese precio tendremos, un SUV, un familiar y un deportivo a la vez. Para ser el primer modelo de Cupra, el listón ha quedado muy alto.

También »  Lexus LY 650: lujo sobre las olas