Conectividad 5G, la llave maestra

Más rápida y más capaz, este tipo de conexión va a ser el catalizador en el desarrollo del vehículo autónomo dentro de un ecosistema de ciudad conectada

Neomotor » 28 de junio, 2019

Como el vagón de la montaña rusa que acaba de coronar la pendiente más alta, el sector de la automoción está a punto de precipitarse hacia una de sus mayores revoluciones. Otra más. ¿La razón? La aparición de la conexión 5G que va a servir como eslabón de engarce entre el internet de las cosas, la casa conectada, la industria ‘4.0’, la ciudad inteligente y el coche autónomo.

La quinta generación de red móvil que días atrás ha empezado a desplegarse en España multiplica el ancho de banda, su capacidad, refuerza la seguridad y, además, reduce drásticamente los tiempos de respuesta. Esto, en la práctica, va a permitir conexiones entre 10 y 100 veces más rápidas que el 4G, haciendo posible ver archivos muy pesados e incluso vídeos en ultra HD en dispositivos móviles. Pero, en realidad, eso es sólo el principio. Esa velocidad y su mínima latencia, el tiempo que tarda la red en responder a una orden, es justo lo que necesita el coche autónomo para acelerar su desarrollo.

Los fabricantes y operadores telefónicos exploran más allá de la conducción autónoma
Los fabricantes y operadores telefónicos exploran más allá de la conducción autónoma

Conducción autónoma

Esas características convierten a esta red inalámbrica de alta velocidad en la llave maestra de multitud de dispositivos necesarios para la conducción autónoma y la creación de todo un ecosistema de ciudad conectada. El ‘internet de las cosas’ aplicado al tráfico va a suponer un ingente volumen de datos que serán procesados e intercambiados entre coches (V2V) o entre los coches y la infraestructura de la vía (V2X). Por ello, sólo una conexión ultra rápida, con una mínima latencia y menos sensible a la saturación en un mismo espacio de muchos dispositivos, puede hacerlos viables.

Esa conducción conectada y cooperativa es la que va a sentar las bases para que el automóvil sepa –antes de que el conductor pueda siquiera intuirlo– que hay un obstáculo y le informe rápidamente.

Conectividad 5G, la llave maestra
Conectividad 5G, la llave maestra

Es más, como señala la 5G Automotive Association (5GAA) que recoge a algunos de los principales actores que están desarrollando esta tecnología, esa velocidad de respuesta va a proporcionar a los coches reflejos para actuar para evitar un accidente.

Según esta asociación, la “conectividad súper rápida y súper segura” que aporta esta red “permitirá a los vehículos coordinar trayectorias y anticipar las maniobras de los otros”. Sólo así, estiman que el riesgo de accidentes se reducirá en entre un 65% y un 68%. Esto, dentro de ese ecosistema conectado va a dar viabilidad también a una gestión del tráfico en tiempo real y a los sistemas de transporte inteligentes.

Aunque aún nos encontramos en la primera fase de implementación, semanas atrás, el Grupo PSA, Vodafone y Ericsson ensayaron en un trayecto entre la localidad pontevedresa de Tui y la portuguesa de Valença do Minho, una conexión de datos 5G transfronteriza. Para comprobar que la calidad y la continuidad del servicio, a bordo de la Peugeot Traveller que hizo esa experiencia piloto, viajó un ‘gamer’ que jugó online sin interrupción a lo largo de todo el trayecto.

Conectividad 5G, la llave maestra
Conectividad 5G, la llave maestra

La conducción autónoma no es el único ámbito que están explorando los fabricantes con los operadores de telefonía móvil. Audi, por ejemplo, ya ha firmado un convenio con Ericsson para aplicar las ventajas de este tipo de red en procesos de producción conectados e inteligentes. En una primera fase, van a ensayar una aplicación para el control de robots interconectados de forma inalámbrica para construir carrocerías en un entorno de producción simulado. Si funciona lo aplicarán en la factoría de Ingolstadt y en otras localizaciones. Mercedes-Benz ha seguido el mismo camino con la compañía Telefónica Deutschland.

Las aplicaciones que la red 5G puede tener en el mundo de la automoción son tantas y tan variadas que sólo cuando le dé el relevo la sexta generación sabremos hasta qué punto ha revolucionado el panorama automovilístico.

Las cinco generaciones de telefonía móvil

  • 1G: Estuvo vigente desde los años ochenta y se basaba en una tecnología analógica que, simplemente, permitía hablar por teléfono.
  • 2G: Se implantó hace casi treinta años y supuso la introducción de protocolos de telefonía digital. Con ella llegó el servicio de mensajes cortos o SMS.
  • 3G: En 2003 cambió todo. La tercera generación de conectividad de red hizo posible ver vídeos, enviar o recibir correos y hasta mantener videoconferencias. Fue la espoleta que disparó las ventas (y la dependencia) de los teléfonos móviles inteligentes y la aparición de las aplicaciones.
  • 4G: La evolución se acelera. En 2013 empieza el ‘encendido’ del 4G en España y con él llegan a móviles y tablets internet de alta velocidad y con mayor capacidad, seguridad y calidad a través del protocolo IP. Se populariza el entretenimiento a través de dispositivos móviles.
  • 5G: Sólo seis años después, las principales compañías han comenzado a desplegar esta conexión de red sin cables de quinta generación. Además de multiplicar la velocidad de transferencia de datos, su rapidez de reacción (latencia) la hace perfecta para implantar el ‘Internet de las Cosas’.
También »  Nuevo Renault Captur 2020, mejorando lo presente