Audi TFSI e y la Fórmula-E, en la pista y en la calle

La apuesta eléctrica de la firma alemana va íntimamente ligada a una legendaria tradición deportiva que tiene su reflejo directo en su gama de productos de serie

Javier Pinés Gil » 28 de junio, 2019

La electricidad se ha convertido en la gran protagonista de la actualidad de la industria de la automoción. Las exigencias que surgen desde todos los frentes por obtener una nueva movilidad marcada por la eficiencia y el ahorro, han situado al “factor eléctrico” en un primer plano del que difícilmente va a ser apartado. No obstante, la aplicación de la electricidad no tiene porque estar exenta del factor emocional que supone ponerse a los mandos de un volante. Y en Audi lo han llevado a la práctica.

Si por algo ha destacado desde sus orígenes la firma de los cuatro aros, ha sido por imprimir un marcado componente deportivo a sus vehículos de producción en serie. Una característica que se apoya en una larga tradición en el mundo de la más alta competición en todos los frentes del automovilismo, y que ha tenido su más reciente aplicación en el mundial de Fórmula-E.

Si por algo se está caracterizando el mundial de Fórmula-E es por lo ajustadas que están siendo cada una de las carreras que se han disputado.
Si por algo se está caracterizando el mundial de Fórmula-E es por lo ajustadas que están siendo cada una de las carreras que se han disputado.

El innovador concepto desarrollado en torno a una nueva generación de monoplazas 100% eléctricos, ha servido a Audi, y a un creciente número de marcas de primer orden, para asimilar este camino que ha abierto las puertas de una nueva movilidad. Un escenario de alta tecnología y elevado profesionalismo cuyo crecimiento y nivel de seguimiento por el aficionado a los “motor sports” está siendo más que notable.

Competir para ganar

Ya en su quinta temporada, el mundial de Fórmula-E se ha ganado por méritos propios un lugar más que destacado en el calendario. Gran parte del éxito cosechado por el certamen se debe a la contundente respuesta que han dado un buen número de fabricantes, con presencia oficial en el mismo. El caso de Audi es uno de los más claros ejemplos con la presencia de sus monoplazas desde los orígenes de la competición.

La participación del equipo Audi Sport ABT Schaeffler no puede calificarse de otra manera que de excelente. Cuatro temporadas en las que la formación alemana no se ha bajado del podio tanto en la clasificación de pilotos, con un título absoluto para Lucas Di Grassi, que ha sumado otros dos segundos puestos y un tercero, como de marcas, donde consiguió el triunfo el pasado año tras cosechar un tercer lugar y otros dos segundos puestos en las temporadas precedentes.

Di Grassi tiene muchas posibilidades de conseguir un nuevo título en la doble cita de Nueva York.
Di Grassi tiene muchas posibilidades de conseguir un nuevo título en la doble cita de Nueva York.

Pero los responsables del equipo, con el dos veces ganador de las 24 Horas de Le Mans y ex piloto de F1, Allan McNish al frente, quieren seguir en lo más alto de la competición, y este año afrontan la recta final de la temporada con la vista puesta en el doblete.

Al cierre de la edición de este tercer número de la revista NEOMotor Premium, y a falta de tres carreras por disputarse –Berna y dos en Nueva York–, los e-tron FE05 han llevado al Audi Sport ABT Schaeffler a la segunda posición de la clasificación de equipos a 25 puntos del DS Techeetah Formula E Team, mientras que Di Grassi se sitúa a rebufo de Jéan Éric Vergne, líder del certamen, del que tan sólo le separan 6 puntos. Unas diferencias más que ajustadas que colocan en una situación inmejorable al equipo germano de cara a obtener sendos triunfos. Algo nada desdeñable si se tiene en cuenta la enorme igualdad existente en este campeonato. No en vano, con 10 pruebas disputadas hasta la fecha, tan sólo Vergne y Di Grassi han conseguido repetir en lo más alto del cajón, recayendo los seis triunfos restantes en otros tantos pilotos.

Con su victoria en el aeropuerto de Tempelhof, el piloto brasileño es junto a Jean Éric Vergne, el único que ha conseguido dos victorias esta temporada 2018-2019.
Con su victoria en el aeropuerto de Tempelhof, el piloto brasileño es junto a Jean Éric Vergne, el único que ha conseguido dos victorias esta temporada 2018-2019.

Electricidad para el día a día

Pero Audi no se conforma con ser uno de los referentes en el mundial de Fórmula E. La marca alemana quiere trasladar su liderazgo en el mundo de la competición al de los vehículos de calle de corte premium con un avanzado programa de productos en el que el e-tron, su primer coche 100% eléctrico, cuenta con un papel estelar.

El e-tron es el primer modelo 100% eléctrico de la firma alemana y en breve recibirá nuevos compañeros.
El e-tron es el primer modelo 100% eléctrico de la firma alemana y en breve recibirá nuevos compañeros.

Para este estreno la firma alemana ha optado por el segmento de los SUV de corte deportivo con una configuración de 5 puertas de estilo coupé. Una atractiva combinación estética acoplada a unas dimensiones de 4,9 m de largo por 1,94 de ancho y 1,62 de alto que, además, le dotan de una excelente habitabilidad interior.

En materia de propulsión, dos motores eléctricos de una potencia combinada de 300 kW (alrededor de 400 cv), y 664 Nm de par máximo, son los encargados de mover al e-tron siempre asociado a la tracción integral quattro. El resultado es una destacada aceleración como demuestran los 5,7 segundos que necesita para alcanzar los 100 km/h desde parado. Asimismo, la velocidad máxima está limitada electrónicamente a 200 km/h.

Y todo ello con una autonomía de más de 400 km con una sola carga de las baterías, según el nuevo y exigente ciclo de homologación WLTP. Una de las claves para conseguir tal cifra es el nuevo sistema de recuperación de energía, responsable del 30% de la autonomía. El SUV eléctrico puede recuperar energía de dos maneras: circulando por inercia mientras el conductor levanta el pie del acelerador, o mediante la frenada cuando se hace uso del pedal del freno. En ambos casos, los motores eléctricos funcionan a modo de generador y convierten la energía cinética del Audi e-tron en energía eléctrica.

El Audi e-tron cuenta con más de 400 kilómetros de autonomía eléctrica
El Audi e-tron cuenta con más de 400 kilómetros de autonomía eléctrica

Como buen Audi, el e-tron presume de un comportamiento de primer nivel. Un dinamismo que se asienta en factores como la posición baja y centrada en la que se ubican los diferentes componentes mecánicos, como es el caso de la batería, instalada entre ambos ejes en forma de bloque ancho y plano, justo por debajo del habitáculo.

Esto hace que el centro de gravedad del SUV sea parecido al de una berlina. Además, el reparto de pesos queda perfectamente equilibrado en una proporción de casi 50:50. Gracias a una distancia entre ejes de 2.928 milímetros, el Audi e-tron cuenta con espacio para cinco ocupantes y su equipaje correspondiente. La capacidad total del maletero es de 660 litros.

Nueva gama TFSI e

Ha dado un nuevo impulso a su estrategia de electrificación con la incorporación de los Q5, A6, A7 y A8 a su gama híbridos enchufables (plug-in hybrid electric vehicles, PHEV). Un catálogo, desde ahora denominado TFSI e, de gran variedad y en el se pueden encontrar desde SUV hasta berlinas de lujo.

Dependiendo del modelo, existe una alternativa de dos variantes con diferentes prestaciones y equipamiento: una más enfocada al confort y otra con una configuración deportiva. Esta última cuenta con elementos de la serie S line, una suspensión de ajuste más firme y mayor impulso eléctrico para proporcionar una respuesta más dinámica.

Audi ha apostado fuerte por la opción híbrida enchufable con su nueva gama TFSI e
Audi ha apostado fuerte por la opción híbrida enchufable con su nueva gama TFSI e

Las ventajas del concepto de propulsión de los PHEV son más que evidentes; en el modo eléctrico están libres de emisiones locales en la ciudad, no crean inquietud en viajes largos al disponer de gran autonomía con el motor de combustión de gasolina, y ofrecen un comportamiento deportivo y dinámico gracias a la combinación de sus dos propulsores de combustión y eléctrico. Una propuesta la de propulsión híbrida concebida para que el usuario pueda circular alrededor de un tercio de sus trayectos habituales en modo eléctrico, durante su utilización cotidiana. En este sentido, Audi anuncia una autonomía en modo eléctrico de sus PHEV por encima de los 40 km.

En lo que respecta a la recuperación de energía, el sistema de propulsión se parece al del Audi e-tron, completamente eléctrico. Al frenar, los TFSI e recuperan hasta 80 kW de energía eléctrica. Estas versiones híbridas enchufables cuentan con los modos de conducción “EV”, “Auto” y “Hold”. Con el botón de selección de modo, el conductor puede seleccionar uno de esos tres ajustes básicos: prioridad a la propulsión eléctrica, modo híbrido completamente automático y, por último, conservar la energía eléctrica para una fase posterior del trayecto.

También »  ¿Es necesario recargar el aire acondicionado del coche cada año?