Peugeot VLV: el coche eléctrico de los años 40

El Peugeot VLV de 1941 ofrecía hasta 80 km de autonomía a una velocidad máxima de 36 Km/h, gracias a una batería de 12 V que proporcionaba 3,3 cv de potencia

Claudia Rubio » 20 de marzo, 2020

Peugeot se sitúa a la vanguardia de la tecnología totalmente eléctrica con el reciente lanzamiento de su urbano e-208 y su SUV e-2008. No obstante, la firma francesa lleva trabajando décadas sobre este sistema de propulsión, al que ha aportado a lo largo de la historia un montón de avances que han aumentado su competitividad como alternativa a los combustibles tradicionales.

En 1941, Peugeot se convirtió en la primera marca automovilística en comercializar un vehículo eléctrico con el lanzamiento del Peugeot VLV. Este mini-cabriolet de dos plazas y 80 kilómetros de autonomía fue pensado para asegurar los servicios esenciales (asistencia médica y correos) durante la Segunda Guerra Mundial, una época en la que había escasez de combustible. Para desarrollar el Peugeot VLV, se aprovecharon los estudios realizados por los ingenieros de la marca en los años 20, utilizando como base el Peugeot 201.

El Peugeot VLV contaba con cuatro baterías de 12 V, que desarrollaban una potencia de 3,3 caballos y se podían recargar en cualquier enchufe. Su autonomía rondaba entre los 75 y 80 kilómetros y ofrecía una velocidad punta de 36 kilómetros por hora, lo que lo convirtió en un vehículo eminentemente urbano.

El Peugeot VLV de 1941
El Peugeot VLV de 1941 | Foto: Peugeot

A pesar de las dificultades de la época, Peugeot logró fabricar un total de 377 unidades de este modelo, que resultó ser estéticamente bastante atractivo. A simple vista, llama mucho la atención el frontal del vehículo, puesto que la firma francesa sustituyó su tradicional león por un rayo, aunque por lo que realmente destacó el VLV fue por su bajo peso (365 kilogramos) al estar fabricado en su totalidad en aluminio. En 1943, las autoridades del régimen de Vichy prohibieron la producción del Peugeot VLV.

Tras esta primera incursión, la Crisis del Petróleo de los años 70 y 80 hizo que la compañía recuperase sus estudios sobre movilidad eléctrica con modelos de serie como el Peugeot 104 o el Peugeot 205. Finalmente, estos proyectos culminaron con el lanzamiento al mercado del Peugeot 106 eléctrico, entre 1995 y 2001. Ya en el Siglo XXI, la firma francesa volvió a ser todo un referente en movilidad eléctrica con la llegada Peugeot iOn (2009) y el Peugeot Partner Electric (2014).

Actualmente, gracias al desarrollo de la nueva plataforma flexible multienergía CMP, Peugeot dispone en su gama de los nuevos Peugeot e-208, ganador del Premio al Mejor Coche del Año en Europa 2020, y Peugeot e-2008. Ambos modelos continúan la larga e intensa relación de la compañía con la movilidad eléctrica.

También »  Toyota Corolla: finalista del The Car Of The Year 2020