Honda CBR650R: el poder de una buena influencia

La ingeniería genética hace de este modelo tan próximo en lo técnico a la cb650r el perfecto eslabón de enganche con la gama más 'RR' de la marca del ala dorada


Róber Martí | Almería » 11 de febrero, 2019

Si hace semanas les contábamos qué sensaciones nos había dejado la nueva Honda CB650R en nuestro contacto con ella por las carreteras almerienses, ahora le llega el turno a esa ‘cara B’ de la nueva gama de media cilindrada de Honda. Tan cerca en lo técnico a esa ‘Neo Sports Café’ y, a la vez, tan lejana en lo estético, en realidad las diferencias radican en una eficaz operación cosmética.

Presume la CBR650R de sus lazos con la CBR1000RR –la imperial Fireblade– que pone firme a cualquier otra japonesa ‘hi sport’, y lo hace con toda razón. Frontal y carenado son suficientes para marcar distancias con la ‘naked’ proporcionando una protección aerodinámica superior, aunque ésta se note sólo al conducir con la mentonera del casco bien pegado al depósito de combustible. Sin embargo, su condición de eslabón entre esa gama más R y esa más urbana que encarna la nueva CB650R, se debe a que ambas comparten el resto de componentes.

Diseño al margen, los últimos coletazos de esa personalidad más deportiva emergen en la posición de conducción, ya que la Honda CBR emplea unos semimanillares sujetos bajo la tija superior y no un manillar abierto. El resultado es una postura más agresiva propia de una moto de su carácter y que, si bien carga más las muñecas, ayuda a ese aporte de sensaciones más puras en curva con la colaboración de los neumáticos Dunlop Sportmax más blandos.

Que esa posición sea más combativa respecto a la CB650R es una obligación, pero es más ilustrativo de ese carácter ‘R’ el que, respecto a la CBR650F adelante los semimanillares 30 mm, mientras los reposapiés quedan 3 mm más atrasados y 6 mm más altos, es decir, como su hermana ‘naked’. En la práctica esto se traduce en una postura sobre la moto mucho más confortable de lo que cabe pensar al verla aparcada.

También »  Skoda Vision iV, un futuro marcado por la electricidad

En términos puramente dinámicos, los puntos en común con la ‘CB’ no hacen mella en la deportividad de la CBR. Por ejemplo, las suspensiones –horquilla delantera Showa USD de 41 mm con función separada no regulable y monoamortiguador trasero ajustable en precarga– cumplen también aquí, aunque se sienten algo más duras. Los frenos (discos flotantes de 310 mm de diámetro con pinzas de cuatro pistones y anclaje radial delante y un disco trasero de 240 mm detrás), de nuevo, sobresalientes tanto en mordiente, progresividad, tacto y nula fatiga.

El chasis de acero de tipo diamante nos confirmó lo que ya vimos horas antes en la CB650R: que tiene margen para abrazar un motor de mayor calibre. En la CBR650R volvió a convencernos por agilidad, sensación de control y facilidad de conducción, en parte porque la ligereza es también en este modelo una de sus bazas con 207 kg, apenas cinco más que su hermana ‘desnuda’.

Aires de ‘hi-sport’

¿Y qué decir del motor? La supresión de ese bache de par a alrededor de las 5.500 rpm que tanto celebramos en el otro modelo permite en éste desplegar toda esa deportividad que promete su línea. Su capacidad de aceleración, con una curva llena y lineal permite sacar máximo partido en forma de diversión a los 93 CV a 12.000 rpm y el par motor, 64 Nm a 8.500 rpm da pie a una conducción no necesariamente pendiente de la marcha engranada porque tiene recursos para sacarnos de más de un apuro. Su arquitectura cuatro cilindros en línea, además, se siente al tacto con una finura sensacional carente de vibraciones y un sonido muy agradable, especialmente –si vale la expresión en este modelo con un cuadro completamente digital– al ‘subir la aguja’ por el cuentavueltas.

También »  Volkswagen innova con el sistema de visión nocturna del nuevo Touareg

Honda ha ido a lo seguro a la hora de aportar una mirada ‘RR’ a la CBR650R. MotoGP al margen, no hay mayor derroche de agresividad en su gama que la CBR1000RR, así que ha clonado sus líneas en el frontal incluyendo el doble faro LED. El carenado se prolonga hacia abajo trazando en su camino una afilada quilla que hace más esbelta su línea. Sin embargo, deja ver lo suficiente el motor en acabado bicolor e incluso la cuádruple salida de escape cromada que ya les contamos que homenajea a la CB400 Four. Si a la CB650R le achacábamos cierto descuido en algunos detalles como el radiador plano o la ausencia de una tapa lateral embellecedora, la mayoría quedan a cubierto por ese carenado con gráficos igualmente ‘racing’ y que, como el resto de la moto, puede ir decorado en color rojo o negro.