Probamos la Honda AfricaTwin Adventure Sports

Esta versión especial de la incombustible trail japonesa integra elementos que potencian su carácter aventurero sin descuidar su innata polivalencia

Edgar Vivó » 3 de junio, 2019

En Neomotor tuvimos la ocasión de probar hace un par de meses una moto a la que le teníamos muchas ganas. Se trata de la Honda Africa Twin en su versión especial Adventure Sports, equipada con elementos específicos para hacerla más capaz, confortable, segura y divertida en largos trayectos.

Lo primero que nos llamó la atención es que, comparada con la versión estándar, la Adventure Sports es 20 mm más alta, alcanzando unos imponentes 270 mm de distancia libre al suelo. Esta altura puede que comprometa la pisada en parado de algunos usuarios ‑sobre todo en desplazamientos urbanos‑, pero es una gran ventaja a la hora de atravesar zonas abruptas.

La Honda Africa Twin Adventure Sports

No sólo la altura hace más imponente a esta variante la trail japonesa, ya que también dispone de un carenado más grande y una pantalla parabrisas más alta. Con estos dos elementos se logra una mayor protección contra el viento, lo que se agradece especialmente cuando se circula a altas velocidades. Resguardados tras estos elementos, y pese a que la posición de conducción es más erguida en este modelo, apenas impacta el viento contra el piloto, lo que reduce notablemente la fatiga al volante tras una larga jornada, además de optimizar el confort con una notable reducción de las turbulencias y el ruido del viento. Si a esto le sumamos que en esta versión contamos con puños calefactables, ya se logra una calidad de marcha difícilmente superable por una moto de este segmento.

Al igual que el piloto va más protegido del viento con estos elementos, la moto tiene sus propias guardas, como una efectiva defensa de cárter y una barra lateral más grande, ideales para agresivas conducciones fuera de asfalto.

La Honda Africa Twin Adventure Sports

Un aspecto fundamental en una gran aventurera es su autonomía de marcha, un aspecto optimizado en esta versión con la incorporación de un tanque de gasolina de mayor capacidad. En él se pueden introducir 5,4 litros de carburante extra, para extender la autonomía por encima de los 500 kilómetros.

Donde la Africa Twin no ha precisado mejoras es en su parte mecánica. La Adventure Sports monta el motor mismo bicilíndrico en paralelo Unicam, de cuatro válvulas, 998cc y 95 cv de potencia que la versión estándar. Este propulsor destaca por su neutralidad y polivalencia, siendo ala vez dócil en conducciones urbanas, o agresivo y contundente cuando se precisan altas prestaciones en carretera o zonas off-road. Además, y gracias al sistema Throttle By Wire, se puede escoger entre 3 modos de conducción para ajustar el carácter y la entrega del motor a las condiciones de conducción. Por si estas ayudas no fuesen suficientes, suma un Control de par seleccionable, con el que se adapta la entrega de los 99 Nm disponibles para elevar más si cabe la seguridad en la conducción.

Honda Africa Twin Adventure Sports

En el caso de la unidad de pruebas, el motor iba acoplado al cambio automático de seis marchas DCT. Este puede funcionar de un modo manual-secuencial a través de dos discretos gatillos en la piña izquierda, o de forma totalmente automática con dos modos de uso: uno estándar con un buen equilibrio entre potencia y eficiencia denominado “D” para un uso para un uso cotidiano, y el “S” de carácter deportivo. Éste último tiene a su vez tres niveles de actuación. El DCT también está pensado para condiciones off-road y dispone de botón G para mejorar su funcionalidad en este tipo de conducción, con una tracción más directa.

El funcionamiento del cambio nos pareció más que satisfactorio en todos los contextos en los que lo pusimos a prueba, siendo especialmente interesante en conducciones urbanas, donde te olvidas de estar continuamente estrujando la maneta de embrague y jugando con el pedal de cambio. Además, la introducción de distintos modos de actuación hace que su uso se ajuste a la perfección a cualquier tipo de conducción por exigente que ésta sea.

La Honda Africa Twin Adventure Sports

Respecto a la parte ciclo de la Honda Africa Twin Adventure Sports cabe destacar que cuneta con un mayor recorrido de suspensión ideal para tramos off-road, pero que no compromete en absoluto el confort y la estabilidad de la moto, más allá de un cabeceo más acusado en frenadas severas. Las ruedas también cuentan con radios de acero inoxidable que ofrecen mayor durabilidad y facilidad de mantenimiento, mientras que el sistema de frenos sigue contando con una pinzas de freno Nissin de cuatro pistones y anclaje radial para discos flotantes lobulados de 310 mm. La frenada fue el aspecto que menos nos convenció de este modelo, ya que especialmente en la maneta derecha notamos un tacto demasiado “esponjoso” que hacía que tuviéramos que emplear casi todo su recorrido para poder detener la moto con eficacia. Y aún así hechamos en falta algo más de contuncencia en la frenada. Eso sí, no descartamos que fuera un fallo exclusivo de la unidad de pruebas.

En general, la Africa Twin Adventure Sports nos ha encantado. Cumple perfectamente su cometido, ya que con todos los elementos y las modificaciones introducidas se logra potencias su parte más viajera y aventurera, sin comprometer ni perjudicar esa polivalencia que la hace una moto ideal para cualquier tipo de uso.

También »  ¿Dónde y cómo se renueva el carné de conducir?