Así es la Harley-Davidson Sportster Forty-Eight by Rizoma

Rizoma imprime toda la elegancia del diseño italiano al genuino concepto custom de la XL1200X Sportster

Javier Pinés Gil | Valencia » 9 de febrero, 2020

Las tendencias de personalización que rodean al mundo de la moto han alcanzado a cada uno de sus segmentos. Pero, si alguno de ellos puede presumir de contar con una innata capacidad de transformación es el de las custom. Por ello, Rizoma ha escogido a todo un mito como es la Sportster de Harley-Davidson para desarrollar uno de sus últimos catálogos de piezas y accesorios. Lo mejor del diseño italiano se une al icónico concepto de motocicleta de la firma de Milwaukee.

Esta unión italo-americana ha supuesto el nacimiento de la “Sportster Forty-Eight” by Rizoma. Todo un reto al que se han enfrentado desde el departamento de diseño transalpino a la hora de desarrollar su nuevo kit de accesorios ha sido el de no alterar el espíritu icónico de la marca. La fábrica italiana ha preparado un conjunto de 13 accesorios para esta “Sportster Forty-Eight” terminados en negro brillante y negro mate. Están aderezados con algunos detalles en el emblemático naranja Harley, lo que le confiere un impactante aspecto visual.

A primera vista destaca la imponente cúpula minimalista producida en aluminio embutido, rematada por una cubierta transparente –fabricada en polímero de alta calidad– fusionándose las dos piezas en un ejercicio de estilo para contener el cuadro de instrumentos en su interior. Asimismo, el manillar presenta una curva más plana respecto al de serie, mejorando la maniobrabilidad. Está rematado por los puños “Urlo”, que aumentan el agarre gracias a la forma romboidal de su goma y el depósito de líquido de frenos, para el cual se ha desarrollado una tapa de aluminio mate.

La Forty-Eight by Rizoma cuenta con 13 accesorios terminados en negro brillante y mate
La moto cuenta con 13 accesorios en color negro brillante y mate | Foto: Rizoma

Elegancia “lunar”

La guinda de esta sección la pone uno de los elementos más elegantes del kit, el retrovisor “Lunar” montado en el extremo izquierdo. Fabricado a partir de un bloque macizo de aluminio mecanizado en 3D, de pequeñas dimensiones, cuenta con un cristal convexo anti deslumbramiento.

Otras piezas que destacan la belleza del conjunto son el guardabarros delantero; de un tamaño más corto que el original, la trompeta de admisión de forma cónica, y la tapa del embrague terminada en negro mate y brillante. Todas están fabricadas en aluminio y ofrecen unas líneas más limpias y elegantes al grupo. También encontramos los embellecedores de los ejes delanteros y traseros, ambas de aluminio en negro mate para dar continuidad al diseño.

Para rematar este exclusivo kit Rizoma ha incluido otra serie de elementos como por ejemplo las manetas de freno y embrague, mecanizadas en aluminio y ajustables para obtener el mejor tacto.

También »  La DGT inicia una nueva campaña de control de velocidad