Tesla ya entrega sus coches fabricados en China

Tesla ya entrega coches fabricados en una planta que empezó a construir hace menos de un año en Shanghái


Àlex Soler » 31 de diciembre, 2019

Menos de un año ha tardado Tesla en construir su primera planta fuera de Estados Unidos. Ya dijo Elon Musk que su plan era producir coches en el Gigante Asiático a finales de este año. Pocas veces se cumplen las fechas que lanza el emprendedor, solo hay que recordar la demora con el Model 3, pero esta vez, ha conseguido su propósito.

Tesla compraba en octubre del año pasado un terreno de 864.995 metros cuadrados en Shanghái por 121,44 millones de dólares en el que inició, el pasado 7 de enero, la construcción de lo que iba a ser su ‘Gigafactory‘ en el mercado más importante del mundo, tanto para vehículos de combustión como eléctricos, por volumen. No en vano, a China van a parar más de la mitad de los eléctricos producidos en todo el planeta.

Con el favor del gobierno chino

Tesla ha invertido más de 2.000 millones de dólares, unos 1.780 millones de euros, para levantar su nueva planta. Con estas instalaciones, la firma de Musk se convierte en el primer fabricante extranjero autorizado para producir coches en China sin la necesidad de asociarse con ninguna otra marca local, obligación que sí han tenido que cumplir Audi, Mercedes-Benz o BMW, por ejemplo, para producir sus propios eléctricos en el Gigante Asiático.

Para ello, el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información de China incluyó, en octubre, a Tesla en la lista de fabricantes de automóviles autorizados para producir en el país. Asimismo, las buenas relaciones entre Musk y el ejecutivo de Xi Jinping, mucho más fluidas y cordiales que con el de Donald Trump, derivaron en la exención del impuesto del 10% que China aplica a todos los fabricantes de automóviles, un gravamen habitualmente ‘perdonado’ a las firmas locales. Según el gobierno chino, 16 variantes de sus coches, todas las que vende la marca en el país, quedan liberadas del cargo.

Por si fuera poco, para llevar a cabo su faraónica obra en menos de un año, la compañía contó con la ayuda de las autoridades locales, que se ofrecieron para que estuviera terminada en los plazos deseados.

El siguiente paso

Tesla produce en China el Model 3 y, cuando llegue, también ensamblará el SUV derivado del mismo, el Model Y. Fabricar en el Gigante Asiático permite a la compañía estadounidense abaratar costes, aumentar sus márgenes y ahorrarse los aranceles a coches importados desde Estados Unidos.

Su principal objetivo será establecer un ritmo de producción de 1.000 unidades semanales que vaya incrementándose poco a poco hasta alcanzar los 250.000 vehículos al año cuando llegue el SUV eléctrico. Tras las primeras entregas de la berlina ya ‘made in China’, otro de sus retos será acelerar las entregas durante el próximo mes de enero.

El Model 3 fabricado en China cuesta 355.800 yuanes, unos 45.000 euros, 11.000 euros menos que las unidades importadas desde Fremont, California.

También »  Nuevo Lotus Evora GT410: una versión para el día a día