Los coches voladores llegarán a Japón en 2023

La compañía Skydrive ha desarrollado un vehículo volador cuyo objetivo principal es participar en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

N. M. » 27 de diciembre, 2018

Los coches voladores pueden convertirse en una realidad en un futuro muy cercano, puesto que el Gobierno de Japón y distintas empresas tecnológicas y automovilísticas, han acordado que el año 2023 se convertirá en el punto de partida para la comercialización de coches voladores y su uso en el ámbito urbano.

Seis meses es lo que han tardado el comité público-privado formado por aproximadamente 20 compañías y los ministerios de Economía, Comercio e Industria y Tierra, Infraestructura, Transporte y Turismo en definir un plan de negocio adecuado para normalizar la circulación por el aire de estos vehículos en un plazo de cinco años.

Según Tomohiro Fukuzawa, CEO de la empresa Skydrive que trabaja desde hace cuatro años en la creación de un coche volador: “La idea detrás del coche volador es que podemos obtener un precio más razonable que el de un helicóptero o un avión. Además, es más fácil de pilotar”.

Tomohiro Fukuzawa, ingeniero y CEO de la empresa Skydrive

Para poder desarrollar su vehículo volador, la compañía Skydrive cuenta con una financiación de 4,4 millones de euros por parte de distintas empresas del sector del automóvil y de los gobiernos de Tokio y Japón. Además, alrededor de 400 personas trabajan en la elaboración de este novedoso vehículo, que nació de las mentes de varios jóvenes ingenieros decididos a crear un nuevo sistema de movilidad aérea: “Empezamos a trabajar en este proyecto como una especie de trabajo voluntario o afición”, afirmó Fukuzawa, ingeniero y CEO de Skydrive que en 2014 trabajó para Toyota Motors, que actualmente es el principal inversor de la empresa emergente.

El objetivo principal de Skydrive es participar en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, algo que ya están negociando con la organización del evento. Después de los juegos, la compañía dedicará varios años para afianzar el vehículo como medio de transporte urbano, hasta que en 2023 será lanzado al mercado. El Gobierno de Japón está dispuesto a colaborar con la elaboración de nuevas infraestructuras y la creación de distintas leyes que regulen la circulación de estos coches.

A pesar de que todas las instituciones están colaborando para que esta nueva movilidad aérea se convierta en una realidad, la producción en masa y la salida al mercado del coche volador de Skydrive resulta todo un reto a causa del elevado coste del producto, que está sobre los 397.000 euros. Por este motivo, el Gobierno de Japón estudia, en un principio, emplear este tipo de vehículos como un servicio público: “Hoy en día no tenemos que poseer el vehículo, sino que podemos compartirlo o usarlo como servicio. Si lo utilizamos como un taxi, el precio es mucho más razonable” explicó Tomohiro Fukuzawa.

Un modelo del Skydrive

El Skydrive cuenta con un tamaño único, ya que mide 3,6 metros de largo, 3,1 de ancho y 1,1 de alto. Sus pequeñas dimensiones le permiten despegar desde un espacio reducido. A pesar de que el coche puede volar a cualquier altitud, los ingenieros de Skydrive calculan que su ascenso tiene que ser a un mínimo de 150 metros, la altura que permitiría que se abriera un paracaídas en caso de emergencia. Por otro lado, el coche volador cuenta con una fuente de energía eléctrica y más estabilidad en el vuelo que los vehículos ideados por otras compañías.

Durante el mes de diciembre, la compañía consiguió con éxito volar un prototipo a escala real del coche, que está diseñado para el uso de dos personas, pesa aproximadamente 400 kilogramos y alcanza una velocidad de 100 kilómetros por hora en el aire. En verano de 2019 se realizará la primera prueba con un piloto humano. Asimismo, Japón organizará pruebas de vuelo para todos los proyectos de automóviles voladores a escala nacional el próximo año: “En Japón, mucha gente consume ciencia ficción, donde aparecen muchos coches voladores. Ya estamos muy familiarizados”, afirmó Fukuzawa.

También »  Malos hábitos que hay que evitar al volante