El coronavirus ya ha ‘infectado’ a más de 30 coches en España

El COVID-19 obliga a cerrar la práctica totalidad de las fábricas de vehículos en España, paralizando la producción de más de 30 coches pertenecientes a más de una decena de firmas automovilísticas


Edgar Vivó » 18 de marzo, 2020

El riesgo de contagio por coronavirus y la falta de suministros, ha obligado a la práctica totalidad de fábricas de automóviles en España a echar el cierre temporal, paralizando de este modo la producción de más de una treintena de vehículos. Un revés de magnitudes extraordinarias para el sector automovilístico, ya que no hay que olvidar que esta industria supone aproximadamente el 10% del PIB de en nuestro país, además de dar trabajo a casi el 9% de la población; una cifra esta última que descenderá drásticamente tras los Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ETRE) que están aplicando algunas firmas ante la grave situación.

Estos días hemos ido informando en tiempo real de cada uno de los cierres que se han ido sucediendo por culpa del coronavirus, por lo que no vamos a volver a entrar en detalle en cada uno de ellos, sino que vamos a ver simplemente qué fabricas y qué coches cesan su actividad en España a causa del COVID-19.

Volkswagen ha cerrado las puertas de su factoría de Navarra por tiempo indefinido y ha puesto en marcha la solicitud de un ERTE. Esto supone que se dejan de producir temporalmente los siguientes vehículos:

Volkswagen Polo
Volkswagen T-Cross

Seat también ha cesado su actividad en la planta de Martorell (Barcelona) por culpa del COVID-19 y ha presentado un ERTE que afectará a casi 15.000 trabajadores. Esta situación supone que no saldrán temporalmente de sus líneas de producción estos coches:

Seat León
Seat Ibiza
Seat Arona
Audi A1

Nissan también ha dejado de producir sus vehículos en la Zona Franca de Barcelona debido principalmente a la falta de suministros. Por el momento ha pospuesto el ERTE que tiene encima de la mesa si se mantiene en el tiempo esta situación. Con todo ello se está dejando de producir:

Nissan NV200
Nissan Navara

Ford también ha paralizado la actividad de su planta de Almussafes (Valencia) tras detectarse algunos casos de COVID-19 entre sus trabajadores y por la lógica falta de suministros. Una situación que ha obligado a la compañía a plantear un ERTE que afectará a 7.400 empleados. El bloqueo de la planta supone el cese de producción de los siguientes vehículos:

Ford Mondeo
Ford S-MAX
Ford Tourneo Connect
Ford Transit Connect
Ford Galaxy
Ford Kuga

Renault también se ha visto obligada a detener sus máquinas en las factorías de Palencia, Valladolid y Sevilla (donde produce cajas de cambios) y tiene previsto un ERTE. Esta situación deja parada la fabricación de estos coches:

Renault Captur
Renault Kadjar

El caso de Mercedes-Benz en Vitoria ha sido distinto a los demás, ya que ha sido el comité de empresa el que ha decidido proteger a los 5.000 trabajadores de la empresa más grande de Euskadi paralizando unilateralmente la producción ante la negativa de la compañía de cesar la actividad pese al riesgo de contagio por coronavirus. De este modo se ha detenidobel ensamblaje de estos dos vehículos:

Mercedes-Benz Clase V
Mercedes-Benz Vito

La última compañía en cesar su actividad ha sido PSA, lo que supone el peor revés para España, ya que el grupo francés que alberga las marcas Peugeot, Citroën, Opel y DS, es el primer fabricante de nuestro país con factorías en Vigo y Zaragoza. Se trata de una decisión común para toda Europa y que en España supone la paralización de los siguientes coches:

Opel Crossland X (Zaragoza)
Opel Mokka X (Zaragoza)
Opel Corsa (Zaragoza)
Citroën C3 Aircross (zaragoza)
Opel Combo (Vigo)
Peugeot 2008 (Vigo)
Peugeot Partner (Vigo)
Peugeot Rifter (Vigo)
Citroën Berlingo (Vigo)
Citroën C4 Spacetourer (Vigo)
Citroën C4 Cactus (Vigo)
Citroën C-Elysee (Vigo)
Toyota Proace (Vigo)

A todas estas marcas automovilísticas cabe sumar la paralización de las plantas de la firma de camiones IVECO en Madrid y Valladolid, o las factorías que Michelin tiene en Guipúzcoa, Álava, Valladolid y Burgos. Por no hablar de lo que supone para los miles de proveedores de todas estas marcas, que han visto paralizada su actividad por el cese de las factorías, o que de modo inverso su inactividad ha forzado el cierre de alguna factoría de vehículos.

Sea como sea, el sector del automóvil está siendo el más castigado por la crisis del coronavirus, incluso por encima del turístico. Una situación que agrava la ya de por sí delicada salud que el mercado automovilístico presentaba incluso antes del COVID-19, y que como vemos afecta de forma directa e indirecta a marcas, concesionarios y proveedores.

También »  Nuevo Toyota Yaris hybrid Ecovan