¿Usas los intermitentes correctamente?

El uso de los intermitentes es obligatorio para informar sobre nuestras próximas maniobras: giros, cambios de carril, de dirección, de sentido, adelantos, paradas, etc.

Marina Baranova » 5 de abril, 2019

Cuando conducimos nos enfrentamos a un sinfín de situaciones en las que necesitamos comunicarnos de alguna manera con el resto de conductores de la vía para informar sobre nuestras intenciones al volante. El único modo de hacerlo es utilizando los indicadores de dirección o intermitentes, unas luces que sirven para informar sobre nuestras próximas maniobras: giros, cambios de carril, de dirección, de sentido, adelantos, paradas, etc.

Absolutamente todos los vehículos disponen de luces intermitentes, ya que el Reglamento General de Circulación obliga a todos los conductores a emplearlas. No obstante, en caso de que no funcionen o no dispongamos de ellas, tendremos que indicar nuestras maniobras con el brazo, del mismo modo que lo hacen los ciclistas.

El uso de los intermitentes es obligatorio

Activar los intermitentes es muy sencillo, ya que sólo hay que presionar ligeramente la palanca del intermitente hacia arriba o hacia abajo, según el lado hacia el que nos dirijamos. Sin embargo, son muchos los conductores que todavía no tienen muy claro su uso, ya sea por dejadez, porque no son conscientes del peligro que supone no utilizarlos, o simplemente porque no ven necesario este tipo de señalización.

Para garantizar la máxima seguridad en la carretera y evitar situaciones peligrosas es fundamental utilizar correctamente los intermitentes. A continuación, te explicamos cómo y cuándo se deben utilizar los indicadores de dirección, según el Race, empresa líder en Asistencia en Carretera.

Activar los intermitentes es muy sencillo y te llevará tan sólo unos segundos

Debes saber que es importante señalizar cualquier maniobra mediante la regla de seguridad RSM (Retrovisor-Señal-Maniobra), por lo que en primer lugar debemos observar el tráfico ayudándonos de los retrovisores, y si vemos que es viable realizar la maniobra debemos indicarlo mediante el intermitente y esperar unos segundos para dar tiempo a advertir al resto de usuarios de la vía. Acto seguido, tras comprobar que la situación de tráfico lo permite, que no hay riesgo y que tenemos suficiente visibilidad, procederemos a realizar la maniobra:

  • Cambio de carril o ante cualquier desplazamiento: es fundamental activar el intermitente antes de reducir la velocidad, para advertir al resto de usuarios de la vía sobre nuestra intención. Actualmente, algunos vehículos cuentan con el sistema de cambio de carril, que hace esta tarea todavía más fácil y segura.
  • Cambio de dirección: es muy importante asegurarnos de que la velocidad y la distancia del resto de coches que se aproximan en sentido contrario nos permiten realizar esta maniobra sin correr ningún peligro. Si dudamos, no debemos realizar la maniobra.
  • Adelantamiento: es obligatorio mantener el intermitente activado durante toda la maniobra, es decir, debemos dejarlo activado hasta que volvamos a incorporarnos a nuestro carril. Esta es una de las situaciones más peligrosas en las carreteras secundarias.
  • Salida de una rotonda: en las rotondas es donde más accidentes urbanos se producen, ya que muchos conductores no tienen claras las normas para circular por una glorieta. Por este motivo es fundamental emplear los intermitentes en las rotondas, para indicar nuestros movimientos y evitar accidentes. Hay que tener en cuenta que si activamos el intermitente de la derecha, estaremos informando de nuestra intención de salir por la siguiente salida.
  • Parada o intención de aparcar: si vamos a parar en doble fila o queremos indicar nuestra intención de aparcar, es importante avisar al conductor que circula detrás de nosotros de nuestra intención de frenar el vehículo. Por este motivo, debemos activar el intermitente hacia el lado que vamos a parar, manteniendo la suficiente distancia de seguridad con el vehículo de detrás.
  • Incorporación a la circulación: cuando queremos incorporarnos a una carretera, calle o autopista, es fundamental indicar nuestra maniobra a través del intermitente. Además, debemos tratar de adaptarnos a la velocidad a la que circula el resto de coches para no provocar accidentes.

Además de conocer el correcto uso de los intermitentes, hay que tener en cuenta los siguientes consejos:

  • El uso de los intermitentes es obligatorio siempre, especialmente en condiciones con baja visibilidad o por la noche.
  • No hay que activar los intermitentes con demasiada anticipación, ya que podemos confundir al resto de usuarios de la vía.
  • El hecho de activar los intermitentes no nos da derecho a tener prioridad de paso. Hay que respetar la conducción del resto de usuarios y evitar situaciones peligrosas.
También »  Mercedes-AMG ONE: el superdeportivo del futuro