Todo lo que necesitas saber sobre las gasolineras Low Cost

Las gasolineras Low Cost ya suponen más del 25% del total. ¿Es perjudicial su producto? ¿Por qué son tan baratas?

Àlex Soler » 10 de enero, 2020

Son hijas de la crisis, de la situación que vivió el país a finales dela década de los 2000 y buena parte de la de los 2010 y que obligó a la población a hacer maniobras para ahorrar céntimos de cualquier práctica habitual como, por ejemplo, llenar el depósito del coche. Las gasolineras Low Cost florecieron en España, y en otros países de Europa, como alternativa a las de grandes petroleras. Desde su aparición, han crecido de manera desmedida y ya suponen más del 25% del total en España y en ellas es posible ahorrarse hasta 20 céntimos por litro.

Hay distintos tipos de gasolinera Low Cost. Existen las estaciones de servicio que, para competir con las grandes marcas, bajan su precio y ofrecen un carburante un poco más económico que el de, por ejemplo, BP o Cepsa. También se han hecho comunes las gasolineras de hipermercados, que venden gasolina prácticamente sin recibir beneficio porque la usan de gancho para atraer a compradores hacia sus instalaciones. Además, suelen dar descuentos con la recarga del depósito.

A parte de las antes mencionadas, en polígonos a las afueras de las ciudades se pueden encontrar gasolineras de marcas blancas, que son una red de centros creados por las grandes petroleras para competir con las otras Low Cost. Las Red Ahorro de Cepsa son un ejemplo. Por último, las más criticadas, las desatendidas, que son aquellas sin personal en las que el propio cliente se abastece y paga con tarjeta.

La mayoría de de centros de bajo coste se ubican en polígonos industriales o fuera de los núcleos urbanos porque el coste del suelo es más barato que en el centro de las urbes. En España, la provincia de Lleida es la que más oferta tiene en su territorio y Catalunya en general está llena de gasolineras Low Cost. La Comunitat Valenciana y Murcia son las siguientes en la lista.

¿Dañan el motor?

Es la pregunta del millón. Las malas lenguas se apoyan en esta afirmación para restar popularidad a estas gasolineras pero lo cierto es que el carburante barato no es perjudicial para el motor. La principal diferencia con el que ofrecen las grandes firmas reside en el uso de aditivos para lubricar y limpiar el motor.

Los aditivos son sustancias químicas añadidas en pequeñas proporciones al combustible con propiedades detergentes y lubricantes. Las grandes marcas hacen uso de ellos para crear su oferta de carburante y su uso es beneficioso para el motor, ya que proporciona un mejor consumo y rendimiento.

La base, es decir, la gasolina o el gasóleo es el mismo. La ley impone unos estándares de calidad que todos deben cumplir y unos requisitos necesarios para su comercialización, que no permite ningún combustible dañino para el vehículo. El Centro Logístico de Hidrocarburos (CHL) se encarga de controlar el mercado de distribución y asegura que el carburante sea de calidad.

En esencia los componentes son los mismos y son las compañías las que invierten, investigan y eligen qué aditivos poner para mejorar su calidad. En ocasiones, es el mismo CHL el que introduce los aditivos siguiendo las instrucciones de las marcas.

Entonces, ¿por qué es tan barato?

El uso de aditivos apenas encarece en dos céntimos por cada litro de carburante, la diferencia de precio es causada por otros factores. El negocio de las gasolineras Low Cost se basa en conseguir un beneficio bajo por cada litro pero vender mucho carburante. Al tener total libertad para elegir sus precios, al contrario que las grandes petroleras, pueden jugar con el margen beneficio/ventas de sus productos.

El principal factor, sin embargo, es la reducción de personal. Aproximadamente, el 60% de los costes de una gasolinera viene del personal. Si, como es el caso de muchas Low Cost, son desatendidas, el gasto se reduce de manera exagerada y la ventaja es importante. Los centros desatendidos apenas tienen gastos y se pueden permitir ofrecer hasta un precio un 20% menor que las grandes marcas.

¿Qué pongo?

Con las cartas sobre la mesa solo queda una pregunta por responder, pero solo los conductores puden hacerlo. La gasolina Low Cost no es perjudicial para los vehículos y desde crisis muchas personas buscan el mejor precio para no gastar céntimos de más. Aun así, desde el final de los peores años, algunos compradores empiezan a mirar qué componentes y aditivos lleva cada carburante para elegir el mejor según las características de su coche.

Los beneficios del combustible tratado aparecen tras un largo uso de los mismos. Repostar de manera continuada en gasolineras de grandes marcas, que proveen carburante con aditivos, favorece el rendimiento del motor y su eficiencia al garantizar su correcto funcionamiento, limpieza y lubricación y, en consecuencia, son más recomendables que el barato. Es elección de cada conductor elegir qué prefiere.

Elija la que se elija, el usuario tiene a su disposición herramientas para comprar y buscar los mejores precios. En primer lugar, en Geoportal, del Ministerio para la Transición Ecológica, se puede acceder a un mapa de España en el que aparecen todas las gasolineras y su precio actualizado al día. No faltan, por supuesto, aplicaciones móviles que indican dónde están las gasolineras más baratas y comparadores para comparar el precio entre varias estaciones de servicio cercanas.

También »  Mustang Day visita la provincia de Valencia