¿Sabes circular correctamente en las rotondas?

Los principales problemas que encuentran los conductores cuando se enfrentan a una glorieta son: la elección del carril de entrada, la preferencia de paso y la salida

Claudia Rubio » 30 de mayo, 2019

Las rotondas son uno de los puntos más conflictivos dentro de las vías de circulación, puesto que muchos conductores parecen no haber asumido del todo sus normas de funcionamiento. Los principales problemas que encuentran los conductores cuando se enfrentan a una glorieta son: la elección del carril de entrada a la rotonda, la preferencia de paso y, por último, la salida.

En primer lugar, debemos tener en cuenta que los carriles de una rotonda se rigen por las mismas normas de circulación que un tramo recto de carretera o autopista. No obstante, dentro de las glorietas que tengan varias posibilidades de carril, debemos incorporarnos siempre en el más adecuado según la salida que vayamos a tomar.

Por ello, en caso de que vayamos a tomar una de las primeras salidas, lo idóneo es situarnos en el carril de la derecha. Sin embargo, si nuestra salida no es de las primeras, debemos situarnos en los carriles interiores para circular por la rotonda sin molestar al resto de vehículos. A continuación, como en cualquier otro tipo de vía, una vez nos vayamos acercando a nuestra salida, debemos incorporarnos previamente al carril exterior para salir de la glorieta fácilmente y sin poner en peligro la seguridad de nadie. No debemos olvidarnos nunca de señalizar adecuadamente la salida con los intermitentes.

Qué hacemos bien y mal en las rotondas. DGT

Preferencias de paso en una rotonda

Todos los vehículos que se encuentran dentro de la rotonda tienen preferencia sobre aquellos que se van a incorporar a ella. Asimismo, en la llegada a la rotonda, el vehículo de nuestra derecha siempre tiene preferencia de paso sobre nosotros.

Cabe destacar que ante la imposibilidad de cambiarnos al carril exterior para tomar nuestra salida, debemos hacer de forma obligatoria una segunda vuelta a la rotonda para intentar de nuevo acceder al carril exterior y poder tomar la salida que queremos.

Como en todo, en las rotondas también existen ciertas excepciones, como por ejemplo los vehículos de gran tamaño, como camiones o autobuses, que al no poder trazar correctamente los carriles de las rotondas debido a su longitud, se ven obligados a atravesar varios carriles simultáneamente. Si nos encontramos ante un caso similar, debemos facilitarle la maniobra en la medida de lo posible para garantizar la máxima seguridad de todos los usuarios.

En el caso de encontrarnos con un grupo de ciclistas, es importante saber que debemos tratar al grupo completo como si de un solo vehículo se tratara. De esta forma, cuando el primer ciclista acceda a la rotonda, debemos esperar hasta que el último ciclista del grupo haya pasado para poder incorporarnos a la rotonda.

La Guardia civil ya publicó el año pasado un vídeo en su perfil de Twitter explicando cómo se debe circular correctamente en las rotondas.

También »  Jeep, un fenómeno que cotiza al alza