‘Radares ilegales’: denuncian que miles de conductores están siendo multados de forma indebida

Radares de tramo ubicados en las carreteras convencionales están mal programados, asegura AEA


Constan Doval » 28 de noviembre, 2019

Miles de conductores han sido multados de forma ilegal debido a una mala programación de determinados radares de la DGT ubicados en carreteras convencionales, según ha denunciado Automovilistas Europeos Asociados (AEA).

Esta asociación explica que “radares de tramo -aquellos que controlan lo que tarda un vehículo en recorrer una distancia determinada entre dos puntos- ubicados en carreteras convencionales están imponiendo miles de sanciones ilegales al no haber previsto en su programación que la velocidad máxima fijada en este tipo de vías (90 km/h) puede ser rebasada en 20 kilómetros por hora por turismos y motocicletas cuando adelanten a otros vehículos que circulen a velocidad inferior a aquella”.

El artículo 51 del Reglamento General de Circulación permite rebasar la velocidad máxima permitida al realizar un adelantamiento en las carreteras convencionales que no discurran por suelo urbano, pero la DGT “no lo ha tenido en cuenta a la hora de programar los radares de tramo en este tipo de vías, lo que está dando lugar a la formulación de miles de denuncias por hechos que no son constitutivos de infracción alguna”, denuncia AEA.

Multas de hasta 100 euros

Por ejemplo, el radar de tramo ubicado en el kilómetro 479,9 (sentido creciente) de la N-122, en Zamora, desde enero está formulando denuncias a cualquier conductor que supere en el tramo controlado de 5,259 kilómetros los 90 km/h de velocidad media, “sin tener en cuenta que se ha podido realizar algún adelantamiento, circunstancia ésta que permitiría alcanzar una velocidad de hasta 109 km/h sin cometer infracción alguna”, afirma la asociación de automovilistas.

Lo mismo ocurre, según AEA, en los radares de tramo situados en los kilómetros 132 (sentido decreciente) y 137,5 (creciente) de la N-630, en León; en los kilómetros 259,1 (decreciente) y 264.1 (creciente) de la N-320, en Guadalajara, o el ubicado en el kilómetro 486,5 (decreciente) de la N-430, en Albacete.

Esto ha provocado que miles de conductores hayan recibido una multa de 100 euros por rebasar los 90 kilómetros por hora e ir a menos de 109 km/h. La DGT, por tanto, debería reembolsar esta cantidad si se confirma el mal funcionamiento de estos cinemómetros.

También »  ¿Por qué vibra el volante de mi coche?