Potencia del coche: ¿A cuántos caballos (cv) equivale un kilovatio (kW)?

La potencia de un motor se puede medir mediante tres unidades distintas: kilovatios (kW), caballo de vapor (CV) y caballo de fuerza (HP)

Claudia Rubio » 19 de diciembre, 2019

A la hora de comprar un coche solemos fijarnos en una serie de factores antes de tomar la decisión final. Además del diseño y el precio del vehículo, le damos mucha importancia a la potencia del motor. No obstante, la forma de medir la potencia de un coche no es universal, de modo que para entender bien los datos del vehículo que nos interesa, es importante saber diferenciar entre las tres unidades de medida que existen: kilovatios (kW), caballo de vapor (CV) y caballo de fuerza (HP).

Kilovatios (kW)

Esta unidad de medida es la más correcta a nivel técnico y legal para medir la potencia de un motor, puesto que es la unidad oficial que establece el Sistema Internacional de Unidades (SI). Los kilovatios, cuya unidad básica es el vatio (W), miden la transferencia de energía en el tiempo y su uso es cada vez más frecuente, puesto que se emplean para cifrar la potencia de los coches eléctricos, aunque su presencia también es habitual en las fichas técnicas de los coches de combustión.

De hecho, en nuestro país, la ley obliga a utilizar únicamente unidades de medida del SI, por lo que el uso del kilovatio debe predominar y estar bien diferenciado de cualquier otra unidad. Por ello, últimamente, en la información comercial la potencia de un motor se suele indicar así: 320 kW (435 cv).

Caballo de fuerza (HP)

Esta unidad de medida fue creada en 1782 por el ingeniero mecánico e inventor escocés James Watt para designar la equivalencia entre las máquinas de vapor y la potencia de los caballos de tiro; no obstante, con el paso del tiempo se aplicó al resto de máquinas. Esta unidad de medida se utiliza únicamente en los países anglosajones y equivale a la potencia necesaria para levantar verticalmente una masa de 33.000 libras a la velocidad de un minuto, o lo que es lo mismo, elevar 75 kilogramos de masa a una velocidad de un metro por segundo.

Caballo de vapor (CV)

Este sistema se utiliza principalmente en Europa para determinar la potencia que tiene un motor. El caballo de vapor nació tras la creación del Sistema Métrico Decimal francés con el objetivo de buscar un valor similar al caballo de fuerza (HP) para medir la unidad de potencia mecánica, aunque utilizando unidades decimales.

Concretamente, el CV es la cantidad de energía necesaria para levantar verticalmente 75 kilogramos de masa a una velocidad de un metro por segundo. En España se emplea la abreviación CV para designar esta unidad de medida, aunque en otros país se escribe Ch (Francia) o PS (Alemania).

Caballos vs kilovatios

Teniendo en cuenta que estamos en Europa y por lo tanto dejando de lado la unidad de medida HP, la potencia de un coche de combustión se indica normalmente con kilovatios y caballos. Sin embargo, la potencia de los coches eléctricos se mide solo en kilovatios. Por ello, si queremos hacernos una idea de cuántos caballos tiene un vehículo eléctrico, debemos tener en cuenta que 1 kilovatio equivale a 1,36 caballos y que 1 caballo equivale a 0,736 kilovatios.

A continuación, indicamos las potencias equivalentes más comunes del mercado:

  • 80 caballos: 59 kilovatios
  • 90 caballos: 66 kilovatios
  • 100 caballos: 73,5 kilovatios
  • 120 caballos: 88 kilovatios
  • 135 caballos: 99 kilovatios
  • 160 caballos: 118 kilovatios
  • 180 caballos: 132 kilovatios
  • 200 caballos: 147 kilovatios
  • 250 caballos: 184 kilovatios
  • 300 caballos: 221 kilovatios
  • 350 caballos: 257 kilovatios
  • 400 caballos: 294 kilovatios
También »  Cinco preguntas clave sobre el coche eléctrico