La nueva reforma del Código Penal endurece las penas por conducción imprudente

El abandono del lugar del accidente será un nuevo delito contra la seguridad del tráfico y estará penado con hasta cuatro años de prisión


Claudia Rubio » 13 de marzo, 2019

Con el objetivo principal de reducir al máximo los accidentes de tráfico provocados por imprudencias al volante, que afectan especialmente a peatones y ciclistas, el pasado 2 de marzo se publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) una nueva reforma del Código Penal.

Una de las novedades más destacadas de la nueva reforma del Código Penal es la creación de un nuevo delito contra la seguridad del Tráfico, que consiste en el abandono del lugar del accidente. Este nuevo delito será autónomo y totalmente distinto al ya existente de omisión del deber de socorro.

El incumplimiento de esta norma estará penado de la siguiente forma:

  • De seis meses a cuatro años de prisión y la retirada del permiso de conducir de uno a cuatro años, si la causa del accidente es una imprudencia.
  • De tres a seis meses de prisión y la retirada del permiso de conducir de seis meses a dos años, si la causa del accidente fuera fortuita.

La nueva reforma también ha endurecido las sanciones ya establecidas hasta el momento para determinadas conductas imprudentes de los conductores que acaban con muertes o lesiones graves, como:

  • Conducir bajo el efecto de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o bebidas alcohólicas.
  • Negarse a realizar una prueba de alcoholemia.
  • Conducir de forma temeraria, con altas tasas de alcohol en sangre y un exceso desproporcionado de la velocidad.

Asimismo, al ya existente delito de homicidio cometido por imprudencia grave, se añade la aclaración de que si el homicidio imprudente se comete utilizando un vehículo a motor, se podrá imponer una pena de uno a seis años de cárcel. Cabe destacar que se considera imprudencia grave el hecho de conducir bajo el efecto de drogas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o bebidas alcohólicas. En caso de provocar la muerte de varias personas, o la muerte de una y lesiones graves a otra, la pena ascendería a nueve años de cárcel.

También »  Siete rutas por las Islas Canarias: un homenaje a la conducción

La nueva Reforma del Código Penal se ha llevado a cabo gracias a una iniciativa popular, puesto que la mujer de una víctima en un accidente de tráfico fue quien la impulsó. El conductor que tuvo el accidente con el marido de la mujer, se dio a la fuga, lo que provocó el fallecimiento del hombre. Según los servicios de emergencia, si el causante del accidente hubiese llamado a urgencias en el momento del siniestro, la persona fallecida podría haber sobrevivido.