Impuesto de circulación: qué es, dónde se paga y cuánto cuesta

Todo lo que debes saber sobre el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM)

Marina Baranova » 22 de noviembre, 2019

El impuesto de circulación, conocido formalmente como el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), es un gasto fijo obligatorio que tienen anualmente los propietarios de un vehículo y que sirve para gravar la titularidad de los vehículos matriculados que son aptos para circular por la vía pública. Este impuesto se aprobó en nuestro país en enero de 1990 y son los ayuntamientos los encargados de recaudarlo. Según el Race, actualmente se calcula que el IVTM representa el 4,61% del volumen total de ingresos de los municipios, superando los 2.000 millones de euros al año. A continuación, te explicamos todo lo que debes saber sobre el impuesto de circulación.

¿Qué vehículos tienen que pagar el IVTM?

Absolutamente todos los vehículos matriculados en España deben pagar este impuesto, incluso los que tienen permisos temporales de circulación o matrícula turística. No obstante, están exentos de pagar el impuesto de circulación los vehículos oficiales, los de representantes diplomáticos, los del servicio sanitario, los vehículos para personas de movilidad reducida con un grado igual o superior al 33%, el transporte público urbano con más de nueve plazas y la maquinaria con Cartilla de Inspección Agrícola.

¿Cuándo y dónde se paga?

El impuesto de circulación se devenga el primer día del período impositivo (el 1 de enero) o en el momento en el que se compra un vehículo nuevo. No obstante, establecer un periodo exacto de pago de dicho impuesto es complicado, ya que varía en función de la Comunidad Autónoma en la que resida el propietario del vehículo, puesto que son los ayuntamientos los encargados de cobrarlo, y por lo tanto, de establecer la tarifa.

Existen distintas opciones para pagar el impuesto de circulación:

  • Domiciliar el recibo para que lo carguen anualmente en la cuenta bancaria del propietario. Esta es, sin duda, la opción más cómoda.
  • Abonar la tasa correspondiente directamente en el ayuntamiento o en el banco después de recibir en casa una carta de pago del ayuntamiento.
  • Pagar el impuesto a través de internet o por teléfono.

¿Cuánto cuesta el impuesto de circulación?

Como hemos comentado anteriormente, la tasa del impuesto de circulación varía de un municipio a otro. Además, las cuotas tributarias se establecen en función de distintos aspectos: la tipología del vehículo, puesto que se grava de forma distinta a turismos, autobuses, motocicletas, camiones, tractores y remolques; la potencia del vehículo; y las emisiones contaminantes, penalizando a aquellos vehículos que contaminan más y beneficiando a los más limpios.

Asimismo, se aplican bonificaciones en el pago del IVTM en los siguientes casos:

  • Hasta el 100% para los vehículos históricos con más de 25 años. Es obligatorio que el vehículo esté matriculado como histórico en la Jefatura Provincial de Tráfico.
  • Hasta el 75% dependiendo de la clase de carburante y de las características del motor y su incidencia en el medioambiente.
  • Hasta el 50% para los vehículos matriculados en Ceuta y Melilla.

¿Qué pasa si no pago el IVTM?

En caso de no pagar el impuesto de circulación, el propietario del vehículo recibirá un nuevo recibo de pago con recargo. Si continúa sin pagar la tasa y la deuda supera los 500 euros, el ayuntamiento podría llegar a embargar el vehículo u otros bienes del usuario con tal de saldar la deuda.

También »  Uso del coche en la Fase 0: ¿Cuántas personas pueden ir en un coche?