¿Es necesario recargar el aire acondicionado del coche cada año?

Lo ideal es recargar el aire acondicionado del coche cada dos años; si necesitamos hacerlo cada verano es porque el sistema tiene un fallo

Edgar Vivó » 7 de junio, 2019

El sistema de aire acondicionado de un vehículo está compuesto por un circuito cerrado de tubos flexibles por los que fluye el gas refrigerante. Al tratarse de un circuito “cerrado” no debería haber fugas y por lo tanto tampoco haría falta recargarlo. Pero el coche no es una nevera, y al estar sometido a vibraciones continuas, cambios de temperatura e incluso golpes, el sistema acaba cediendo y con el tiempo se crean pequeñas fugas que hacen que se pierda algo de gas.

Si no son muy notables, con una recarga de gas cada dos años mantendríamos un correcto funcionamiento del sistema de aire acondicionado, aunque lo recomendable es realizar una revisión del mismo cada año, y seguir una serie de sencillos consejos para un correcto mantenimiento. Aunque en realidad, la pérdida de gas no es el único motivo de su mal funcionamiento.

Cómo detectar el mal funcionamiento del aire acondicionado del coche

Si el coche no es capaz de enfriar correctamente el habitáculo, también se puede deber a que el filtro antipolen se encuentre dañado u obstruido por un exceso de suciedad, o que exista un problema eléctrico en el sistema, que se puede solucionar tan sólo cambiando un fusible o un relé. Cualquiera de ellos, incluyendo la falta de gas, se puede detectar de forma sencilla para saber que tenemos un problema en nuestro aire acondicionado. Los principales síntomas son: un menor nivel de enfriamiento, un desagradable olor a humedad al encenderlo, o que no es capaz de desempañar los cristales rápidamente.

Si notamos algunos de estos síntomas, debemos acudir al nuestro taller de confianza para que detecten qué tipo de problema tenemos con el fin de ponerle solución lo más rápido posible, ya que el aire acondicionado del coche no sólo es un sistema de confort sino también de seguridad. Conducir con excesivo calor puede crear fatiga e incluso somnolencia, lo que ralentiza nuestras reacciones al volante. También es muy importante para una correcta visualización de la carretera, puesto que es la forma más rápida y efectiva de desempañar los cristales.

Si es un problema del filtro o eléctrico, la solución es rápida y barata, pero si se trata de una fuga, dependerá de su tamaño. Cualquier coche que ya tenga unos años sufrirá casi con toda seguridad alguna fuga en el circuito del gas refrigerante, que le hace perder de media entre un 15 y 20% de la carga de gas cada dos años. Esta disminución no sólo impide una buena climatización del habitáculo, sino que además fuerza el compresor haciéndolo trabajar de manera forzada, lo cual aumenta el consumo de combustible y podría causar su deterioro prematuro, lo que podría desembocar en un cambio forzoso del sistema con un gran incremento en la factura del taller. Por ello es mejor prevenir que curar y lo recomendable es pasar una revisión cada verano y recargar el sistema cada dos años.

Mantenimiento del sistema de aire acondicionado del coche

Por norma general sólo nos acordamos del aire acondicionado del coche cuando llega el calor, con lo que hemos tenido el sistema prácticamente inactivo un año, lo cual es fatal. La forma más efectiva de mantener correctamente el sistema es enchufarlo al menos una vez al mes durante 15 minutos. De este modo mantendremos activo el mecanismo y limpiaremos los conductos impidiendo que se acumule demasiada suciedad en las toberas y filtros.

Otra forma de mantener el aire acondicionado es no forzarlo. Tanto en verano como en invierno lo ideal es mantener una temperatura de entre 22 y 24 grados, y así se debe de poner en el slector de temperatura. Si el coche está muy caliente de nada sirve subirnos y ponerlo a 17 grados para que enfríe antes, ya que lo único que haremos será forzar al máximo el compresor. Lo ideal es enfriar previamente el habitáculo abriendo puertas y ventanas para evacuar el calor y después activar el aire acondicionado con la temperatura antes indicada.

Y lo mismo pasa con el calor. Llegar al coche por la mañana, y poner el climatizador a 30 grados de nada sirve porque lo que hace es coger el aire fío del exterior y hasta que el motor del coche no coge una temperatura es imposible que lo caliente correctamente. Lo ideal es rodar un poco y después poner el climatizador entre 24 y 26 grados.

¿Cuánto cuesta recargar el gas del aire acondicionado del coche?

Si hemos hecho un buen mantenimiento, recargar el aire acondicionado del coche puede rondar desde aproximadamente 60 euros en el mejor de los casos hasta sobrepasar los 150 euros en algunos servicios oficiales. Cantidades que no son alarmantes si tenemos en cuenta que la recarga se debe efectuar cada dos años y que empieza a ser necesaria cuando el coche ya ha cumplido algunos años.

También »  Citroën presenta su serie especial RAC3 EDITION