¿Cuándo hay que revisar y cambiar las partes más importantes del coche?

Para garantizar la máxima seguridad vial es fundamental revisar ciertos elementos del vehículo en función de su desgaste, kilometraje y años del automóvil

Marina Baranova » 22 de mayo, 2019

Cuando compramos un coche nuevo esperamos tardar mucho tiempo en acudir a un taller por una avería o problema serio. Un buen mantenimiento del vehículo es fundamental para evitar más visitas al taller de las estrictamente necesarias, ya que disminuye considerablemente el riesgo de sufrir averías. Por este motivo, es muy importante saber cuándo es necesario llevar el coche al taller para garantizar que todos los elementos funcionen correctamente y estén en buen estado.

Con el objetivo de prevenir incidentes en carretera y garantizar la máxima seguridad vial, es importante revisar ciertos elementos del vehículo en función de su desgaste, kilometraje y años del automóvil. Según la compañía de renting ALD Automotive, estos son los principales elementos de nuestro vehículo que debemos atender:

  • Los neumáticos: Son los primeros en desgastarse por su uso habitual, ya que están en continuo contacto con la calzada. Los neumáticos deben sustituirse por unos nuevos cuando la banda de rodadura no supere los 1,6 milímetros, aunque es recomendable cambiarlos antes para no llegar a este límite. Si no los cambiamos cuando toca, perderemos adherencia y capacidad de frenada de forma progresiva. Por supuesto, es fundamental revisar mensualmente la presión del neumático.
  • El cambio de aceite: Para evitar un desgaste prematuro del vehículo es muy importante realizar el cambio de aceite entre los 5.000 kilómetros y los 15.000 kilómetros, apurando como máximo a los 20.000 kilómetros. No obstante, debemos saber que el tiempo también importa, puesto que el aceite se deteriora más en desplazamientos cortos por ciudad que en trayectos largos en carretera. Por ello, si realizamos habitualmente desplazamientos cortos debemos prestar más atención al cambio de aceite del vehículo.
Es recomendable realizar el cambio de aceite entre los 5.000 km y los 15.000 km
  • Filtros: Con el objetivo de mantener el circuito libre de suciedad, es fundamental cambiar el filtro de aceite con la misma frecuencia que hagamos el cambio de aceite. Por otro lado, es muy importante también sustituir el filtro de aire al menos una vez al año, de forma que evitemos que entren impurezas en el motor.
  • Amortiguadores: Son muy importantes para garantizar la estabilidad del coche, por lo que debemos revisarlos en el taller alrededor de los 30.000 kilómetros y cambiarlos cuando el vehículo alcance los 60.000 kilómetros. En caso de no revisarlos y sustituirlos por unos nuevos, cuando éstos alcancen más de 100.000 kilómetros, ya no amortiguarán y su trabajo recaerá sobre el propio muelle de la suspensión. Si alguna vez notamos que el coche toma las curvas de forma extraña, es fundamental acudir al taller para revisar los amortiguadores.
  • La correa de distribución: Se trata de una de las piezas más importantes del vehículo, por lo que su buen mantenimiento es fundamental para evitar problemas muy graves e irreversibles en el motor. Para evitar la rotura de la correa de distribución debemos reemplazarla por una nueva entre los 60.000 kilómetros y los 160.000 kilómetros o, aproximadamente, cada diez años.
  • El líquido refrigerante: Para garantizar que el vehículo esté en condiciones óptimas debemos revisar el nivel de líquido refrigerante cada año y reemplazarlo cada dos años o, aproximadamente, cada 40.000 kilómetros, puesto que con el uso y el paso del tiempo, su capacidad de transmitir y regular la temperatura del motor va disminuyendo.
El líquido refrigerante se debe reemplazar cada dos años o cada 40.000 km
  • El líquido de frenos: Es muy importante cambiarlo, al menos, cada dos años, ya que la capacidad de frenado del coche disminuye por el descenso del nivel y el deterioro del líquido de frenos.
  • Las luces: Mantener el sistema de luces perfectamente reglado y en buen estado es muy importante. Para ello, debemos estar atentos y no atrasar ninguna revisión o sustitución de las luces. Es recomendable comprobar periódicamente el funcionamiento de todas las luces del coche y cambiarlas cada 50.000 kilómetros o cada dos años.
También »  ¿Cómo puedo saber si tengo multas de tráfico?