5 falsos mitos sobre la velocidad

La manipulación de los datos o el afán recaudatorio de la DGT son algunos de los falsos mitos que circulan por Internet respecto a los límites de velocidad

Claudia Rubio » 10 de marzo, 2020

Tras la aprobación el año pasado de la bajada del límite de velocidad en las carreteras convencionales a 90 kilómetros por hora, han sido muchos los bulos que han circulado por Internet y por las redes sociales sobre la velocidad y sus límites. Por ello, la Dirección General de Tráfico (DGT), ha aclarado y desmentido, en su Revista de Tráfico y Seguridad Vial, algunos de estos falsos mitos.

“La medida de reducir la velocidad solo tiene afán recaudatorio”

Tal como explica la DGT, esta afirmación es totalmente falsa, puesto que la reducción de los límites de velocidad únicamente responde a criterios de seguridad y está soportada por recomendaciones de las principales entidades dedicadas a la seguridad vial en Europa. Según el informe “Velocidad y Riesgo de Accidente”, realizado en 2018 por la OCDE y el Forum Internacional del Transporte (ITF), la reducción de la velocidad media de 5 km/h en vías interurbanas reduce un 28% los accidentes mortales.

La DGT también sostiene que España tiene la mitad de cinemómetros móviles que Francia, menos del 20% de cinemómetros fijos y un tercio de los radares de tramo. Asimismo, si se compara el número de radares de España y Reino Unido, los 905 de nuestro país parecen pocos frente a los 7.200 británicos.

“La DGT manipula las cifras para que parezca que la velocidad influye más”

Este afirmación que seguro que habrás escuchado muchas veces también es falsa, ya que ningún funcionario de la DGT interviene en la grabación de los datos. Según Álvaro Gómez, director del Observatorio Nacional de Seguridad Vial, la DGT emplea dos tipos de cifras para analizar el impacto de la velocidad sobre la siniestralidad: la velocidad como factor concurrente en los accidentes y los datos de estudios científicos imparciales. Asimismo, insiste en que la información sobre la velocidad excesiva en los accidentes se obtiene “directamente de los partes estadísticos transmitidos por las policías de Tráfico”.

“Al reducir el límite de velocidad habrá más densidad de tráfico y más peligro en los adelantamientos”

La intensidad del tráfico depende del número de vehículos que intentan acceder a una vía por unidad de tiempo. Por lo que esta afirmación es falsa, ya que una modificación en la velocidad solo tendría influencia sobre la intensidad del tráfico en la medida en que un número de usuarios basen su decisión de utilizar dicha vía, o tomar una alternativa, por el límite de velocidad.

La DGT sostiene que una modificación tan pequeña como la de pasar de 100 km/h a 90 km/h, no provoca una mayor densidad de tráfico. Asimismo, la DGT explica que al igualar las velocidades máximas de los distintos tipos de vehículos, las tan peligrosas maniobras de adelantamiento ya no serían tan necesarias.

“Si voy solo y la carretera es recta, no hay riesgo por ir más rápido”

Esta creencia es totalmente falsa, puesto que está demostrado que cuatro de cada diez accidentes se producen en recta y solos. Según datos de la DGT, en 2017, el 39% de las personas fallecidas en carreteras convencionales estuvieron implicadas en accidentes de tráfico sin ningún otro vehículo o peatón. La mayoría de estos accidentes fueron provocados por salidas de la vía, mientras que el 38% de las salidas de la vía que acabaron en un accidente con muertos tuvieron lugar en un tramo recto de carretera.

“A menor velocidad, más distracciones”

A pesar de que cuando se circula a menor velocidad aumenta el número de distracciones a causa de la monotonía del viaje, no existen actualmente evidencias que apoyen dicha afirmación. No obstante, sí que existen evidencias científicas de que circular a velocidades excesivas provoca cambios psicofisiológicos que potencian la fatiga e incrementan las probabilidades de distracción.

De hecho, según la DGT, cuando se aumenta la velocidad de circulación, comienza a perderse el ángulo de visión del conductor, un fenómeno denominado efecto túnel, y por lo tanto se pierde información importante para la conducción. Si quieres saber más sobre el efecto túnel, puedes consultar la noticia que hicimos en su día.

También »  ¿Conoces el origen de las 500 Millas de Indianápolis?