Probamos la nueva versión híbrida enchufable del Volvo XC40

Volvo presenta la versión híbrida enchufable del XC40, el modelo más vendido en España, y que llega para tener un protagonismo destacado en la gama de la marca sueca.


Vicente Montoro | Madrid » 11 de junio, 2020

La marca sueca siempre ha sido pionera en dos ámbitos bien definidos: seguridad y ecología. Compromisos claros que se materializan en el nuevo XC40 en su versión híbrida enchufable, denominada Recharge, y que tuvimos ocasión de conducir, todo dentro de las medidas de seguridad e higiene que requieren esta “nueva realidad”, que a mí me gusta denominar “realidad provisional”.

Es un modelo muy importante para Volvo. Tanto que en España es el modelo más vendido de la gama. En nuestro país se venden mucho mejor los SUV de tamaño medio, al contrario que en Europa que se decantan mucho más por los SUV de gran tamaño.

Con esta nueva versión la marca ha conseguido ser el primer fabricante que ofrece en toda su gama de modelos una versión híbrida enchufable, con el objetivo claro de que estas versiones representen el 20% de la totalidad de sus ventas de este 2020. Y la hoja de ruta que se han marcado los llevará a que, en 2025, en sólo cinco años, el 50% de las ventas sean de eléctricos puros, y el resto híbridos enchufables o mild hybrids.

Diseño exterior e interior

Estéticamente difiere poco de sus hermanos de combustión. Además de la tapa del compartimento de recarga, situada en la aleta delantera izquierda, la denominación recharge aparece en las nuevas molduras de las puertas delanteras, en el nuevo emblema exterior y en el pilar lateral trasero.

Por supuesto sus sellos distintivos como el diseño “Martillo de Thor” de los faros y las luces traseras verticales se mantienen, introduciendo la posibilidad de incluir techo panorámico. En el acabado Recharge R-Design Expression son nuevos la decoración negro brillante alrededor de las ventanillas laterales, la parrilla R-Design, los raíles de techo integrados en negro brillante, los retrovisores negros, el techo exterior negro brillante, las llantas de aleación de 18” de 5 radios negro mate corte diamante y las luces antiniebla en el paragolpes delantero. Y en el acabado Recharge R-Design Inscription son nuevas las llantas de aleación de 19” de 5 radios dobles negro corte diamante y las luces antiniebla en el paragolpes delantero.

El diseño interior es muy escandinavo. A mí personalmente me gusta, con muchas superficies limpias. Destaca sobremanera la gran pantalla táctil central que se maneja como una tableta y, dado que es la columna vertebral del sistema de infoentretenimiento, sirve de interfaz entre el conductor y numerosas funciones del vehículo. Es muy destacable que está incluida de serie en todos los niveles de acabado del Volvo XC40 y que es la más grande del segmento.

La gran pantalla táctil del nuevo Volvo XC40 Recharge
La gran pantalla táctil del nuevo Volvo XC40 Recharge | Foto: Volvo

La sensación de amplitud está muy conseguida. Si a ello unimos un maletero de 460 litros, con la misma capacidad que sus hermanos de combustión tenemos, con ello un vehículo que perfectamente puede ejercer de primer coche de la familia. Cabe resaltar la gran cantidad de huecos portaobjetos, esos que te hacen la vida a bordo más llevadera.

Infoentretenimiento y seguridad

Dispone de Apple CarPlay y Android Auto, así como de la carga inductiva para smartphones compatibles. Pero lo mejor es Volvo On Call de serie. Por medio de esta aplicación entre otras muchas cosas, por ejemplo, puede preclimatizar el coche, consultar el nivel de la batería, la autonomía y el estado de la carga. Se puede utilizar en caso de robo con rotura, sustracción del vehículo o pérdida de las llaves. No obstante, una de sus funciones más importantes es la llamada de emergencia automática. Incluso dispone de una función de carsharing privado, dando acceso instantáneo al coche a través del teléfono móvil, durante un tiempo asignado, a la persona elegida. En este último caso como dispone de la llave de protección o Care Key, se puede limitar la velocidad máxima a la que puede circular el vehículo. Los que seáis padres con hijos jóvenes me entenderéis perfectamente.

A resaltar que incluye de serie el sistema City Safety y la posibilidad de incluir como opción los sistemas Pilot Asist, BLIS con asistencia a la dirección, cámara de 360º…

Motorización y batería de iones de litio de 10,7 kWh

La versión que probamos fue la T5 Twin Engine que combina un motor de gasolina turbo de tres cilindros y un motor eléctrico. Mientras que el motor de gasolina de 1,5 litros de la familia Drive-E tiene una potencia de 132 kW (180 cv) y un par máximo de 265 Nm entre 1500 y 3000 rpm, el motor eléctrico desarrolla una potencia de 60 kW (82 cv) y un par de 160 Nm. La combinación de ambos motores a la vez ofrece una potencia total de 262 cv.

Más adelante llegará la nueva versión T4 híbrido enchufable 129 cv + 82 cv eléctricos. De momento sale al mercado con la versión T5.

La transmisión de potencia se realiza a través de una caja de cambios de doble embrague de siete velocidades con control Shift by Wire, que al igual que la batería, también está ubicada directamente en el eje delantero. El sistema de propulsión compacto funciona como híbrido paralelo: los dos motores pueden propulsar el vehículo por separado o de forma conjunta.

El consumo de combustible medio ofrecido por la marca es de apenas 1,8-1,9 litros a los 100 kilómetros con un consumo eléctrico de entre 15,6 y 15,9 kWh/100 km. El nivel de emisiones de CO2 oscila entre 41 y 45 g/km e incorpora limitación máxima de velocidad a 180 km/h, la cual Volvo anunció hace escasas semanas de implantación en toda su gama, como muestra de su compromiso firme con la seguridad y accidentes cero. En condiciones reales de tráfico, combinando tramos urbanos, de carreteras convencionales y autopistas obtuve un consumo medio de apenas 3,5 l/100 km, lo cual no está nada mal.

El nuevo Volvo XC40 T5 Twin Engine
El nuevo Volvo XC40 T5 Twin Engine | Foto: Volvo

Dependiendo del modo de conducción seleccionado y del nivel de carga de la batería, el CX40 enchufable circulará en modo eléctrico puro o utilizará el motor eléctrico como respaldo del motor de gasolina cuando necesite más potencia. Además, el motor eléctrico carga la batería con la energía recuperada al frenar y desempeña la función de un freno motor.

El modo Hybrid es el ajuste básico y se activa de forma predeterminada al arrancar el vehículo. Es perfecto para el uso diario. En este modo, el vehículo alterna entre el motor de tres cilindros y 1,5 litros y el motor eléctrico en función de la situación de conducción actual y de los requisitos de potencia concretos. El objetivo es siempre reducir todo lo posible el consumo de combustible. Se tienen en cuenta tanto la posición del acelerador como el nivel de carga actual de la batería. Si la batería tiene bastante capacidad para que el vehículo funcione en modo eléctrico, el motor eléctrico asume la propulsión en la medida de lo posible. Si el nivel de carga de la batería es demasiado bajo, arranca el motor de combustión.

En el modo Pure, la batería se utiliza preferentemente como única fuente de energía. La batería suministra alimentación al motor eléctrico y éste propulsa las ruedas delanteras. Las características optimizadas de los pedales y los puntos de cambio fomentan un estilo de conducción suave para lograr la máxima autonomía posible en el modo eléctrico. También se modifican los ajustes del climatizador para aumentar la autonomía.

La autonomía puramente eléctrica del Volvo XC40 T5 Twin Engine en modo Pure oscila entre los 47 y los 50 km según la clase de neumático; más de lo que suele recorrer la mayoría de la gente a diario. Además, el motor eléctrico se utiliza como freno motor convencional y para recuperar energía de frenado. Así, este modo de conducción es especialmente eficiente, sobre todo, en situaciones de tráfico urbano con frecuentes arranques y paradas. La velocidad máxima en modo eléctrico es de 125 km/h.

En el modo Power, se prioriza la potencia y la aceleración sobre la economía de conducción, por lo que el motor de combustión toma todo el protagonismo y el motor eléctrico se dedica a aportar la potencia necesaria para las demandas del conductor.

Está disponible una posición Hold, que lo que permite es reservar la carga de la batería para tenerla disponible, en previsión de tenerla que utilizar más adelante, por ejemplo, para circular por una zona limitada a vehículos eléctricos.

El XC40 Recharge sale al mercado con la versión T5 Twin Engine; más adelante llegará la nueva versión T4 híbrido enchufable.

Hay que servirse siempre de la información aportada por la gran pantalla táctil del panel de instrumentos ya que permite realizar un seguimiento de los flujos de energía entre los componentes de propulsión, la batería y los ejes, lo que permite optimizar y mejorar nuestra forma de conducir.

La batería de iones de litio del Volvo XC40 T5 Recharge, con 90 elementos, tiene un diseño relativamente sencillo y compacto. Sus 10,7 kWh de capacidad permiten, como ya he apuntado con anterioridad, una autonomía puramente eléctrica de entre 47 y 50 kilómetros según la clase de neumático, y según el tipo de conducción que utilicemos.

La batería recibe energía eléctrica a través del generador integrado en el tren motriz híbrido, pero también se puede recargar mediante un cable de carga externo conectado a una toma de corriente doméstica convencional o a un punto de carga. Para ello, el vehículo dispone de una toma de carga en el guardabarros delantero izquierdo oculta detrás de una tapa. Los tiempos de carga oscilan entre tres (16A) y nueve horas (6A).

Impresiones de conducción

El Volvo XC40 enchufable es un automóvil que de primeras te ofrece una gran sensación de aplomo. A ello contribuye sin duda la ubicación de las baterías en el tren delantero contribuyendo a bajar el centro de gravedad. Tiene una buena entrada en curva y la dirección es bastante precisa. Pero lo importante de este modelo es la introducción de la batería recargable. Pienso que un híbrido enchufable es la opción más lógica y polivalente que ofrece el mercado en la actualidad: una autonomía de unos 50 Km eléctricos, suficiente para el día a día de la mayoría de los conductores, y un motor térmico que permite desplazamientos largos, que con el apoyo del motor eléctrico logra unos consumos contenidos. El XC40 en concreto ofrece unas transiciones entre el motor térmico y el eléctrico totalmente imperceptibles y una gestión de la batería en el modo Hybrid realmente óptima. Incluso en este modo, si se necesita potencia rápidamente, reacciona a la patada en el acelerador de forma muy contundente. Se nota el apoyo del motor eléctrico. Destacable el cambio automático de doble embrague. Totalmente imperceptibles las transiciones entre marchas.

Precios y ofertas

Los precios oficiales son los siguientes:

MODELOINSCRIPTION EXPRESSIONR-DESIGN EXPRESSIONINSCRIPTIONR-DESIGN
XC40 T445.520 euros47.900 euros49.605 euros50.320 euros
XC40 T546.350 euros49.000 euros50.706 euros51.420 euros

No obstante, la marca sueca para incentivar aún más la conducción eléctrica, reembolsa al comprador el consumo de energía en kWh, en función de los costos promedio de electricidad, de los primeros 12 meses de uso del vehículo, en todos aquellos vehículos adquiridos hasta el 30 Sept 2020.

Además, siendo que el 30% de las ventas de Volvo se realizan por medio de renting, ha lanzado una oferta muy atractiva destinada al cliente particular, con una entrada de 7.570 euros y una cuota mensual de 357 euros durante 48 meses y 15.000 km al año. Incluye alquiler del vehículo, matriculación e impuestos, asistencia en carretera 24h, mantenimiento, ITV y reparaciones en red oficial Volvo, sustitución de 4 neumáticos en red oficial Volvo, seguro y Protección total auto y gestión de multas online.

También »  El nuevo SsangYong Tivoli estrena el motor 1.2 Turbo de gasolina con 128 cv