Seat recupera la actividad total tras finalizar el erte

La compañía tiene previsto alcanzar un volumen de fabricación de 1.900 coches diarios en Martorell a partir del próximo jueves, lo que supone un 85% de la productividad que tenían antes de la pandemia provocada por el coronavirus

Xavier Pérez » 20 de junio, 2020

La plantilla de Seat finalizará mañana domingo el erte que tenían impuesto por causas organizativas desde el pasado 27 de abril, día en el que la marca reanudó la actividad. Los 11.061 empleados de la planta que la firma del grupo Volkswagen tiene en Martorell regresarán así al trabajo en su totalidad tras 55 días de expediente de regulación.

Los empleados de Seat, que en abril recibieron una paga extra de beneficios récord de 1.550 euros por el excelente ejercicio de 2019,  reanudarán la producción en sus líneas con total normalidad a partir del jueves, ya que el lunes figura como descanso por jornada industrial y el martes y el miércoles son festivos locales.

La semana pasada se reincorporaron a la producción 9.500 empleados, por lo que la cadencia de fabricación subió hasta los 1.600 vehículos, y a partir del jueves lo harán los 700 restantes. Con ello la dirección de la planta espera llegar a los 1.900 coches diarios, lo que supone un 85% del volumen productivo que se registraba en Martorell antes de la pandemia.

Las nuevas estrellas

Seat afronta una nueva realidad ya que en los próximos meses tiene que atender a la producción, no solo de los pedidos actuales sino al inicio de fabricación y lanzamiento de dos modelos estratégicos para el futuro como son la cuarta geneación del Seat León y el Cupra Formentor.

En al línea 1 se seguirá trabajando en los modelos actuales Ibiza y Arona, con dos turnos diarios, mientras que en la línea 2 se incrementarán hasta tres turnos. Esta dos líneas contarán con turnos adicionales en julio ya que el inicio de producción del León híbrido enchufable (el primero de la marca) y del Formentor (también con versiones híbridas enchufables), requerirá más volumen productivo. El Audi A1, que se ensambla en la línea 3, tiene previsto volver a la producción en el mes de agosto.

Un frenazo inesperado

La fábrica estuvo parada casi seis semanas, desde el 16 de marzo hasta el 27 de abril, tras el inicio de la pandemia provocada por el coronavirus. Seat fue de las primeras fábricas en reanudar la producción a finales de abril aunque con una presencia limitada de trabajadores para atender los pedidos más urgentes (unos 300 vehículos diarios). No obstante, esa actividad se realizó con un número limitado de trabajadores. Durante el confiamiento extremo, Seat saltó a la actualidad por su iniciativa para la producción de respiradores de emergencia utilizando piezas de coche y parte la línea de montaje del Seat Léon.

En la reanudación de la producción la compañía, que realizó pruebas PCR para sus empleados antes de iniciar su reincorporación a los puestos de trabajo para evitar contagios de covid-19, mantendrá las medidas de seguridad como el uso de mascarillas, la distancia de seguridad y un protocolo de limpieza. Algo que ya puso en práctica cuando abrió el pasado 27 de abril.

El portavoz de la compañía Xavier Ros señaló a Europa Press que esta semana empezarán una nueva etapa de normalidad: “Aunque no podemos bajar la guardia y mantendremos medidas de salud y seguridad, hemos superado la fase más dura del Covid-19 y el 100% de la plantilla se reincorpora a la empresa”.

El regreso de la de la actividad comercial ha empezado a permitir una recuperación de los volúmenes de producción y que confían en que esta recuperación “se acentúe” en los próximos meses.

También »  Todos los ganadores de los Premios "Coche del Año de los Lectores"