Así ha evolucionado el motor inmortal de Seat

El motor 1430 que se comenzó a instalar en los Seat de 1969 ha evolucionado para dar vida al actual 1.5 TSI de 150 caballos

Edgar Vivó | Madrid » 8 de julio, 2019

El motor gasolina 1.5 TSI de 150 cv de Seat combina tradición y vanguardia para ofrecer su extraordinario rendimiento. Aunque parezca mentira, este vanguardista propulsor es muy similar al 1430 que la firma española lanzó la mercado en el año 1969.

En sus más de 50 años de vida el motor 1430 cosechó un extraordinario éxito comercial, ya que propulsó nada más y nada menos que a ocho modelo de la firma española. El primer modelo en recibir este motor fue el 1430 de 1969, y sus diferentes versiones. Le siguió el 131 de 1975, el 124 D Especial del mismo año, el Sport 1430 y el 128 de 1977, el Ritmo 75 del 1979, el Fura Crono de 1982 y, por último, en 1983 el Ronda 75.

En torno a él se desarrolló además la Fórmula 1430, el primer campeonato de promoción de monoplazas en España, a principios de los años 70. Este hecho dejaba claro el gran potencial deportivo y prestacional del bloque creado por la marca Seat.

El motor gasolina 1.5 TSI de 150 cv de Seat es muy parecido al motor 1430 del año 1969
El motor gasolina 1.5 TSI de 150 cv de Seat es muy parecido al motor 1430 del año 1969

Otra similitud entre el motor 1430 y 1.5 TSI, es que éste último también funciona a la perfección con modelos de naturaleza muy diferente y tanto con transmisiones manuales de seis velocidades, como automáticas DSG de siete. Muestra de ello es que este motor se ofrece en el Arona, un SUV urbano que pesa 1.224 Kg, en el compacto León, con un peso que parte de los 1.243 Kg, en el SUV compacto Ateca desde 1.355 Kg, y en el Tarraco, con 1.599 Kg, el SUV más grande jamás fabricado por la compañía.

Y como el icónico motor de 1969, el TSI de 150 cv también destaca por sus prestaciones. Entrega sus 150 cv de forma contundente y constante hasta casi las 6.000 rpm, con una curva de par realmente excepcional que ofrece su máximo de 250 Nm desde apenas 1.500 rpm hasta las 3.000 rpm. Donde sí supera ampliamente el nuevo motor a su predecesor es en la forma en la que conjuga esta deportividad con una extraordinaria eficiencia, gracias principalmente a su capacidad para desactivar los dos cilindros centrales en condiciones de baja exigencia.

A los mandos del Fura Crono

Para conocer la evolución del motor 1430 hasta nuestros días, nada mejor que volver a conducir el propulsor original, una oportunidad que nos brindó la marca Seat por las carreteras de la Alcarria con los modelos 1430, 1430 familiar, 131 familiar, 124 D (FL 10) y Fura Crono. Nosotros tuvimos la ocasión de conducir este último, un auténtico referente deportivo de la época que como pudimos comprobar no ha perdido ni un ápice de su dinamismo con el paso de los años.

Tuvimos la ocasión de ponernos al volante del mítico Fura Crono.
Tuvimos la ocasión de ponernos al volante del mítico Fura Crono. Seat
También »  La DGT recibe 10 millones de euros para recaudar 356 millones en multas