Descubre la innovadora capota del nuevo Porsche 911 Cabriolet

La exclusiva y elegante capota de lona del 911 Cabriolet puede abrirse y cerrarse en tan sólo 12 segundos, hasta una velocidad de 50 kilómetros por hora


Claudia Rubio » 14 de marzo, 2019

El nuevo Porsche 911 Carrera Cabriolet llama la atención por su exclusiva capota curvada, desarrollada en su totalidad, como en el resto de modelos 911 anteriores, por la marca alemana. La tecnología empleada por Porsche permite crear una curvatura igual a la del 911 Coupé cuando el techo está cerrado.

Estéticamente, la capota de lona forma un arco perfecto y elegante desde el marco del parabrisas hasta el compartimento donde queda recogida para plegarse. Asimismo, gracias a su nuevo sistema hidráulico, la capota puede abrirse y cerrarse en tan sólo 12 segundos, hasta una velocidad de 50 kilómetros por hora.

Nuevo Porsche 911 Carrera Cabriolet

El innovador diseño del panel curvado del techo hace posible que se consiga esta forma perfecta que antes era impensable para una capota de lona. Los cuatro elementos que forman la capota son el marco delantero, dos paneles curvados y la ventana trasera, cuyo marco está hecho de magnesio. Puesto que todas las piezas de magnesio están conectadas de forma cinemática, tan sólo es necesario un cilindro hidráulico en cada lado para mover la capota. Por otro lado, para bloquear el mecanismo, la marca alemana emplea el sistema de cierre central eléctrico apoyado por pasadores de guía laterales.

La exclusiva capota de lona del Porsche 911 Cabriolet se abre y cierra en 12 segundos

Entre la capota de lona y los paneles curvados no existe ninguna conexión fija, por lo que los cuatro segmentos de magnesio pueden plegarse uno sobre otro en un movimiento con forma de Z. Este exclusivo diseño necesita muy poco espacio de almacenamiento, puesto que el conjunto plegado de la capota ocupa tan sólo 23 centímetros de altura y 55 centímetros de longitud.

También »  Nuevo Bentley Bentayga Speed: el SUV más rápido del mundo

Cabe destacar que el 911 Cabriolet incluye un deflector de viento eléctrico integrado en la capota que garantiza el máximo confort a altas velocidades. Este deflector va asegurado en un aro de soporte con forma de U que se levanta tras presionar un botón y desenrolla una malla que se tensa en ángulo recto entre los respaldos de los asientos delanteros. El deflector de viento puede abrirse y cerrarse hasta una velocidad de 120 kilómetros por hora.