Primera prueba del Mercedes-Benz Clase V 2019

El Mercedes-Benz Clase V se renueva con actualizaciones estéticas y mejoras de confort, además de incorporar un nuevo motor diésel y un cambio automático de nueve velocidades más efectivo

Edgar Vivó | Sitges » 17 de abril, 2019

La llegada en 2014 del Mercedes-Benz Clase V supuso una revolución en el segmento monovolumen, ya que elevaba hasta niveles desconocidos en este mercado aspectos como el diseño, el confort, la calidad o la seguridad. Elementos que se han potenciado más si cabe en su última renovación para mantenerlo como un auténtico referente del segmento familiar.

Cuando te pones frente al nuevo Clase V notas que es más bonito, pero al principio cuesta saber por qué. Y es que los cambios estéticos son pocos pero efectivos y se centran básicamente en una nueva parrilla que ahora ofrece forma de diamante, un parachoques más amplio que le otorga un aspecto más imponente, y una grandísima entrada de aire inferior que le da un toque más deportivo. Y para potenciar este último aspecto también está disponible la Línea AMG con una parrilla específica con puntos cromados. Es decir que visto de frente el monovolumen de Mercedes-Benz es más atractivo y deportivo. A estas novedades estéticas le acompañan nuevos colores de la carrocería y nuevos diseños de las llantas ‑de 17, 18 y 19 pulgadas‑ para que cada cliente personalice el coche a su gusto.

Interior de auténtico lujo

En el interior, lo más destacable son las salidas de aire con apariencia de turbina como ya lucen casi todos los nuevos Mercedes-Benz. A esto sólo cabe añadir algunos acabados de nueva factura y el inédito color “tartufo” para la tapicería. Pueden parecer pocas mejoras para un coche que ya tiene cinco años de vida, pero lo cierto es a este modelo no le hacía falta una actualización estética para mantenerse “joven”, y lo poco que se ha hecho moderniza bastante el coche.

Lo que sí va a gradecer el cliente de este monovolumen es la posibilidad de poder montar los extraordinarios asientos Luxury en la plazas traseras. Con un mullido más blando, reposacabezas acolchado, reposapiés integrado, cuero perforado de primerísima calidad, reglaje automático con memoria, calefacción y refrigeración, y función masaje, estos asientos ofrecen más confort que muchos sillones de salón. Si a esto le sumamos un espacio para las piernas que ni si quiera encuentras en el Clase S, y una sensación de espacio extraordinario gracias a la altura del techo y a las grandes superficies acristalas, se obtiene una de las mejores experiencias a bordo que se pueden encontrar a día de hoy el sector automovilístico.

El nuevo Clase V mantiene las tres longitudes de su predecesor: Compacto (4.895 mm), Largo (5.140 mm) y Extralargo (5.370 mm), lo que le permite albergar en su interior hasta ocho asientos y ofrecer toda la modularidad que cabe esperar de este tipo de vehículos para disfrutar de una gran habitabilidad o una extraordinaria capacidad de carga.

Nuevo motor diésel

La novedad más importante del Clase V 2019 se encuentra en el apartado mecánico y responde a la introducción de un nuevo motor diésel de cuatro cilindros y dos litros con tres niveles de potencia: V220 con 163 cv y 380 Nm de par motor; V250 d con 190 cv y 400 Nm de par motor y V 300 d con 239 cv y 500 Nm de par motor. Los tres se asocian, por primera vez en este vehículo, al cambio automático de nueve relaciones 9G-Tronic. Sólo el 220d, y a partir del mes de octubre, se podrá asociar con un cambio manual de seis relaciones.

Lo que sí se puede escoger es el tipo tracción. El Clase V cuenta de serie con propulsión trasera, pero cualquier variante se puede equipar con la efectiva tracción total 4Matic. Gracias a esta tecnología se goza de una mayor estabilidad en curva y, sobre todo, de una capacidad de tracción superior que puede ser determinante cuando se afrontan terrenos con superficies resbaladizas.

El propulsor OM 654 integra infinidad de mejoras técnicas y tecnológicas que no vamos a citar por su extensión y complejidad, pero que a la postre sirven para que el usuario disfrute de unas mayores prestaciones, unas menores cifras de consumo y emisiones, además reducir notablemente los ruidos y las vibraciones.

Empezaremos por el final diciendo que efectivamente en el habitáculo apenas se siente el trabajo del motor, ya que se disfruta de un espacio prácticamente libre de vibraciones y ejemplarmente silencioso, sobre todo en las plazas posteriores. También llama la atención la ausencia de grillos y sonidos estructurales, que suelen ser muy difíciles de evitar en coches de estas dimensiones.

Sensaciones al volante

Vamos ahora con lo más importante: la potencia y la eficiencia. En la presentación internacional celebrada en Sitges tuvimos ocasión de probar las tres variantes del nuevo motor. En primer lugar nos pusimos a los mandos de un Clase V 300 d con propulsión trasera, y quedamos impresionados por la facilidad con la que lograba mover a este gran vehículo. Los 500 Nm de par, que pueden llegar hasta 530 en algunas fases de aceleración, son más que suficientes para rodar “alegremente” con el Clase V pese a sus 2.200 kilos de peso.

Gran parte de “culpa” de este buen rendimiento la tiene el cambio de marchas 9G-Tronic. Las rápidas y casi inapreciables transiciones entre velocidades hacen que siempre se disfrute de una enérgica respuesta al pedal del acelerador. Las primeras relaciones son algo más cortas para poder mover con soltura el Clase V desde parado y en arrancadas, y a medida que se sube de marchas se van estirando para poder bajar los consumos en carretera cuando ya se lleva una elevada velocidad de crucero.

Nuestro siguiente recorrido lo realizamos a bordo de un V 300 d pero con el sistema 4Matic y el acabado AMG. Aunque la propulsión trasera ya nos pareció lo suficientemente efectiva como para poder llevar al sitio este vehículo, es evidente que resulta mucho más completa una tracción total. Con las grandes dimensiones de la Clase V se agradece, tanto por manejo como por potencia, un trabajo conjunto de ambos ejes.

Finalmente probamos un V 250 d. Aunque los 190 cv y, sobre todo los 440 Nm de par, siguen siendo suficientes para mover el Clase V, este motor está más cómodo cuando se selecciona el modo «S» (Sport) en el sistema Drive Select. Una respuesta más inmediata y enérgica al pedal del acelerador hace que el coche no se quede tan expuesto en situaciones en las que se requiera un plus de potencia, y al apurar más las marchas se logra un ritmo de marcha superior.

En cualquier caso el Clase V es un coche sorprendentemente fácil de manejar pese a sus grandes dimensiones,y con un nivel de estabilidad extraordinario pese a su peso. Esto es gracias a una dirección muy acertada en cuanto a dureza, capacidad de giro y precisión, y a unas suspensiones que mantiene siempre firme a la carrocería, y especialmente cuando se monta el tarado algo más firma de la línea AMG.

Otro aspecto a destacar es su frugalidad. Incluso con el motor más potente y la tracción total, el Clase V registró unos consumos realmente contenidos. A un ritmo “despreocupado” y tras afrontar varios puertos de montaña, el ordenador de a bordo marcaba algo menos de 10 litros a los 100 kilómetros recorridos, una cifra extraordinaria para tratarse de un coche que supera ampliamente las dos toneladas.

Tecnología de alta seguridad

Desde la versión más accesible del Clase V, disponible desde 50.200 euros, Mercedes-Benz ofrece en este modelo un extenso equipamiento de serie: los últimos avances en conectividad, infoentretenimiento, ayudas a la conducción y, sobre todo, seguridad.

El modelo de 2014 ya se erigió como un auténtico referente de seguridad en el segmento gracias a la introducción de sistemas como el Attention Assist o el Asistente de Viento Cruzado. Ahora se amplía ese liderazgo al sumar nuevas tecnologías como el Asistente Activo de Frenada optimizado o el Asistente de Luz Larga Plus, entro otros elementos que componen un tejido de hasta 13 sistemas de seguridad y asistencia de última generación.

Mercedes-Benz Clase V Marco Polo

Junto al Clase V se presentaba también la nueva versión Marco Polo, que se beneficia de todas las novedades que recibe el monovolumen en esta actualización de 2019. Aunque la abordaremos de un modo más completo en un artículo propio más adelante dadas las infinitas posibilidades que ofrece, cabe destacar que esta variante campera del Clase V viene con un techo desplegable que no sólo amplía el espacio interior sino que permite albergar una cama para dos adultos en el techo. En el interior también se instala un mueble en el que se ubica la pila, dos fogones, una nevera y una mesa plegable, además de distintos espacios y cajones para guardar objetos. Los asientos pueden posicionarse en modo sala de estar o reclinarse para formar una segunda cama en la parte inferior. En el maletero hay espacio para albergar una mesa y dos sillas plegables, ideales para cuando se despliega el toldo lateral.

También »  Audi Driving Experience 2019, piloto por un día