Hyundai presenta la cuarta generación del Santa Fe

El nuevo Santa Fe se ofrece en una única configuración de carrocería con capacidad para 7 plazas

Javier Pinés » 11 de septiembre, 2018

El Santa Fe es algo más que el buque insignia de la gama SUV de Hyundai. Con el lanzamiento de su primera generación en 2001, la firma oriental comenzaba un camino que le iba a llevar a matricular desde entonces más de 1,6 millones de todoterrenos en Europa. Ahora, en su cuarta generación, y con más de 400.000 unidades vendidas, el Santa Fe vuelve con más fuerza que nunca, como claro exponente de la apuesta de la marca coreana por un sector en continua evolución como es el de los todocaminos.

En primer lugar, el nuevo Santa Fe se ofrece en una única configuración de carrocería con capacidad para 7 plazas. Para ello, apuesta por una longitud total de 4,77 metros, superior en 7 cm respecto a la anterior versión, y ligeramente más corta que el antiguo Grand Santa Fe ahora ya desaparecido. También disfruta de una mayor distancia entre ejes y una mayor altura para el conductor, con lo que la disponibilidad de espacio interior es más que satisfactoria. El maletero se ha visto beneficiado de estas medidas y crece hasta los 625 litros (40 más), los cuáles pueden llegar a 1.625 litros si se abaten por completo las dos filas posteriores de asientos.

En materia estética, el Santa Fe sigue a la perfección la línea de diseño de la familia SUV de Hyundai iniciada por el Kona. Una imagen caracterizada por claros detalles de identidad de la gama coreana como la ubicación a dos niveles de sus grupos ópticos, con las características y finas unidades principales con tecnología LED en la parte superior, o la amplia parrilla frontal en cascada. Además, cuenta con una actualizada paleta de 10 colores exteriores y cuatro diseños de llantas de aleación de 17, 18 y 19 pulgadas, ésta última medida con un modelo de edición especial con un tono elegantemente oscurecido.

De 150 a 200 cv

La gama del Santa Fe cuenta con tres motorizaciones. Por un lado, la oferta gasolina se centra en una única unidad de 2.4 litros de cilindrada y 185 cv, siempre asociada a la tracción 4×4 y al cambio automático de 6 velocidades del modelo precedente. En diésel, el catálogo consta de dos versiones CRDi; el 2.0 de 150 cv disponible con la tracción delantera y la transmisión manual, y el 2.2 de 200 cv que se puede combinar tanto con la tracción 4×2 como con la 4×4, así como con el cambio manual o el nuevo automático de 8 marchas.

Destacar en este sentido la nueva generación del sistema 4×4 HTRAC de Hyundai que, gracias a la gestión de control variable de par, permite una mayor agilidad y una mejor aplicación de la potencia del motor, dependiendo del agarre de cada rueda y la velocidad del vehículo. Esta nueva tracción 4×4 también se va a incorporar a la nueva gama Tucson.

Más seguro

La seguridad se ha convertido en uno de los ejes principales de cada uno de los nuevos productos de Hyundai, y el Santa Fe no podía ser una excepción. Al amplio despliegue de dispositivos ya conocidos de seguridad activa que forman parte del paquete Hyundai Smart Sense –de serie en toda la gama Santa Fe–, se la añaden nuevas prestaciones como el asistente contra colisiones traseras así como el de «salida segura» el cual bloquea la apertura de las puertas si detecta que se acerca un vehículo por un lateral.

Además, Hyundai presenta un innovador sistema denominado «Alerta de Plazas Traseras Ocupadas», que nos avisa con señales luminosas y sonoras en caso de que vayamos a cerrar el coche y se detecte cualquier tipo de movimiento en las plazas posteriores.

También »  ¿Por qué las cajas negras serán obligatorias en los coches a partir de 2022?