Bugatti presenta el Chiron Pur Sport, creado para ser el mejor también en curva

No contentos con tener el coche más rápido en línea recta, desde Bugatti han creado una variante extrema del Chiron diseñada para ser el mejor también en curva


Àlex Soler » 5 de marzo, 2020

El Bugatti Chiron llegó en 2016 con la difícil tarea de suceder al Veyron, uno de los hiperdeportivos más deseados del mundo. No tardó en asombrar al mundo con su motor W16 tetraturbo de 1.500 CV y 1.600 Nm de par máximo, que le permitía pasar por los 100 km/h en 2,4 segundos y alcanzar los 300 km/h en un tiempo, 13,5 segundos, en el que coches más mundanos apenas han pasado por los 100 km/h.

Este vehículo, en su breve historia, ha dejado para el recuerdo hitos como hacer el 0-400 km/h-0 en solo 42 segundos, récord que le quitaría Koenigsegg con el Regera, o como convertirse en el coche más rápido del mundo al tocar los 490 km/h con la versión Super Sport 300+. Durante estos cuatro años, la firma francesa ha lanzado varias versiones limitadas y especiales del coche, mejorando su aerodinámica en la Sport, incrementando su potencia en la citada Super Sport 300+ u homenajeando a su país con la 110 Ans Bugatti.

Llega su variante más extrema

Desde Molsheim, Bugatti pensó que no era suficiente y que todavía podía mejorar su dinamismo y prestaciones, siempre comprometidas con su elevado peso, superior al los 2.000 kilos y ha presentado el nuevo Chiron Pur Sport, una versión exclusiva limitada a 60 unidades a razón de tres millones de euros cada una, que promete extremar todavía más uno de los deportivos más potentes del mercado.

Bugatti ha abandonado su obsesión por la velocidad punta y ha desarrollado soluciones para el que el Chiron Pur Sport pueda ofrecer el mejor rendimiento posible en cualquier situación en pista, ya sea en línea recta, en curvas abiertas o cerradas. La firma francesa ha buscado encontrar el equilibrio entre fuerza bruta, agilidad y manejo y para ello se ha centrado en la aerodinámica y en aligerar su peso.

Vista trasera del Chiron Pur Sport | Foto: Bugatti
Vista trasera del Chiron Pur Sport | Foto: Bugatti

Estéticamente, el Chiron cambia su paragolpes delantero por otro con entradas de aire más grandes a los lados, recordando a las del Bugatti Divo, y ha introducido un nuevo splitter delantero que genera, según la marca, “la máxima carga aerodinámica” posible. No obstante, el cambio más llamativo es la omisión del alerón retráctil original por un enorme alerón de 1,90 metros de ancho que genera aún más carga aerodinámica. Un nuevo difusor trasero contribuye del mismo modo a mejorar su relación con el aire.

Opcionalmente, Bugatti ofrecerá unas llantas de magnesio diseñadas especialmente para garantizar la máxima refrigeración del sistema de frenos a la vez que mejoran su aerodinámica. Dichas llantas vendrán acompañadas con unos neumáticos Bugatti Sport Cup 3 R, creados específicamente por Michelin para soportar las demandas del coche.

Interior del Chiron Pur Sport | Foto: Bugatti
Interior del Chiron Pur Sport | Foto: Bugatti

También se ha añadido un nuevo sistema de escape de titanio fabricado mediante la impresión 3D y se ha incluido la opción de que el tercio inferior del coche no se pinte y la fibra de carbono de su carrocería quede expuesta. En el interior se ha hecho un uso masivo del Alcántara para rebajar al máximo el peso. Aun así, la firma promete “deportividad y agresividad”.

Reducir peso y ganar dinamismo

Bugatti ha ajustado la respuesta de la suspensión para ganar aún más estabilidad sin, dice, perder confort. Así, ahora es un 65% más firme delante y un 33% detrás. Asimismo, se han sustituido elementos por otros de fibra de carbono o de titanio, por ejemplo en las pinzas de freno, para ahorrar peso y se han desarrollado de nuevo varios componentes específicos, como los discos de freno, para salvar el máximo peso posible. El resultado ha sido la pérdida de 100 kilos.

Vista lateral de la edición especial Pur Sport del Chiron | Foto: Bugatti
Vista lateral de la edición especial Pur Sport del Chiron | Foto: Bugatti

A las mejoras aerodinámicas y de chasis aplicadas al Chiron hay que sumar una nueva transmisión para su W16 de 8.0 litros y 1.500 CV de potencia. Bugatti afirma que consigue una mejor distribución del par y la capacidad de llegar hasta las 6.900 revoluciones por minuto, subiendo desde las 6.750 del Chiron ‘estándar’, con lo que mejora de paso también el dinamismo y su rendimiento en pista.

También »  Toda la historia detrás del 'Cavallino Rampante' de Ferrari