Prueba del BMW X5 xDrive45e, electrificación premium

El BMW X5 xDrive45e promete espacio para toda la familia, calidad, comodidad, seguridad y, con la batería cargada, eficiencia


Àlex Soler » 19 de agosto, 2020

El BMW X5 es uno de los buques insignia de la firma bávara. Solo superado en tamaño por el enorme X7 y, ligeramente, por su “variante” cupé, el X6, este SUV está disponible en configuración de cinco y siete plazas y ofrece todo lo que una familia desea en un vehículo: un diseño elegante, materiales de calidad, acabados cuidados, conectividad, seguridad y mucho espacio. En la unidad probada, el X5 xDrive45e, híbrida enchufable, ofrece, además, eficiencia y un toque de deportividad.

Empezando por su diseño, el X5 es la alternativa sobria en la oferta de BMW para su segmento y tamaño. Aquellos en busca de más deportividad en su imagen deberán recurrir al X6. Es un vehículo enorme, de casi cinco metros de largo, dos de ancho y 1,74 de alto, e imponente, con un largo frontal que culmina en la parrilla típica de la marca, que cada vez es más grande. Predominan las líneas rectas y marcadas, aunque en el perfil se combinan con otras más fluidas para dar sensación de movimiento. Es un coche elegante y atractivo.

Presencia imponente | Foto: Àlex Soler
Presencia imponente | Foto: Àlex Soler

Una vez en el interior la sensación es de estar sentado en un vehículo muy cuidado. Abundan los materiales de calidad y se minimiza el uso del plástico duro. Destaca la gran pantalla central para gestionar el sistema de entretenimiento y el cuadro de instrumentos digital, que cambia según el modo de conducción. No obstante, sus puntos fuertes se centran en el confort, con asientos muy cómodos, tanto delante como detrás y mucho espacio. La accesibilidad es perfecta, no tanto la del maletero, con una boca de carga demasiado alta. Sus 500 litros de capacidad, sin embargo, dan para todo. La posición de conducción es alta y permite una muy buena visibilidad.

Etiqueta ‘cero emisiones’

Por su condición de híbrido enchufable con más de 40 kilómetros de autonomía eléctrica le corresponde la etiqueta ‘cero emisiones’ de la DGT. Realmente, el X5 xDrive45e puede ser muy eficiente, con un consumo de alrededor de los tres litros en modo híbrido y de cero litros en modo eléctrico. El problema es cuando se agota la batería, momento en el que su motor de seis cilindros y 3.0 litros asume la tarea de propulsar sus 2.510 kilos de peso y dispara el consumo por encima de los 16 litros. Es posible recargar la batería enchufando el coche o en marcha eligiendo el nivel de la carga que se desea recuperar, momento en el que también pasará a funcionar solo con gasolina.

Interior del X5 xDrive45e | Foto: Àlex Soler
Interior del X5 xDrive45e | Foto: Àlex Soler

En marcha es, simplemente, cómodo. Es como circular sobre una nube. La suspensión lo filtra todo y, si no lo consigue, sus asientos se encargan del resto. Circular en modo híbrido asegura suavidad, aunque sus 394 CV dan para mucho. En modo sport, se endurece ligeramente para ganar estabilidad, pero no se pierde excesiva comodidad. Como la mayoría de BMW, ofrece lo último en seguridad y asistencia al conductor, incluyendo el asistente de dirección, que trabaja con el control de crucero para una conducción semiautónoma que funciona muy bien. Su precio parte de los 81.550 euros.

También »  Sete Gibernau: "Rossi es el culpable de la agresividad de hoy"