Esto es lo que encontrarás cuando vayas a comprar un coche al concesionario tras el confinamiento

El coronavirus cambiará por completo la forma de comprar un coche en el concesionario o el modo en el que nos atenderán en el taller para reparar nuestro vehículo

Edgar Vivó » 30 de abril, 2020

No cabe duda que en el mundo del automóvil también va haber un antes y un después del coronavirus. Hemos de aprender a convivir con el COVID-19 y por ello los concesionarios y talleres ya están diseñando protocolos de actuación para garantizar la seguridad, tanto de empleados como clientes cuando éstos vayan a reparar o comprar un coche.

En realidad estas modificaciones no sólo afectarán a la venta y posventa de vehículos, sino que se iniciarán ya en la fase de producción, puesto que según la compañía internacional especializada en soluciones de seguridad TÜV SÜD, habrá que aplicar turnos de trabajo en las plantas de producción que incluyen paradas destinadas al saneamiento y desinfección de las instalaciones físicas, así como de la maquinaria o utillaje que utilizan sus operarios, entre otras muchas medidas que también comprenderán el necesario distanciamiento social.

Pero volviendo a compra del coche, los concesionarios verán modificadas sus ‘costumbres’ en aspectos tan rutinarios como las pruebas dinámicas (el asesor ya no podrá sentarse a la derecha cliente), el recorrido alrededor del vehículo (deberá garantizar distancia física), o la configuración de la oferta en mesa con el asesor, priorizando el intercambio digital de documentos con los clientes.

Atención digitalizada en un concesionario
Atención digitalizada en un concesionario

Por lo que respecta a la atención en el taller, y más allá de las medidas de higiene habituales como son el cubrevolante y el cubreasiento, se tendrán que aplicar técnicas de desinfección mediante ozono que garanticen que el vehículo está libre de virus o bacterias, tanto a la recepción como a la entrega del vehículo. Además, TÜV SÜD también contempla en su estudio la colocación de mamparas, el establecimiento de distintos turnos de trabajo, protocolos para la manipulación e intercambio de objetos, así como el proceso, periodicidad y limpieza de máquinas y herramientas y el modo de desinfección de las áreas comunes. Todo esto supondrá una ralentización de los procesos reduciendo capacidad productiva, pero a su vez también ofrecerá más seguridad y protección tanto al cliente, como al empleado del concesionario.

Tanto en la venta como en la posventa de vehículo, y con el fin de proteger tanto a empleados como a clientes, se propone la utilización de equipos de protección individual y la señalización de las distancias en todos los espacios de trabajo, y la creación de un protocolo para el seguimiento de la salud de los empleados con varios controles de temperatura o detección de síntomas. Además, se recomienda la designación de un responsable para la revisión y el cumplimiento de estas medidas, el establecimiento de protocolos ante casos sospechosos o positivos de coronavirus y las medidas para actuar ante los objetos que entren en el concesionario como, por ejemplo, los recambios, el vehículo del cliente, las llaves, etc.

También »  Todos los anuncios de coches de la Super Bowl 2020