Renting de coches para particulares y empresas: estas son sus ventajas

Cada vez más particulares se deciden por esta modalidad de alquiler de vehículos

C. Doval » 11 de junio, 2019

El renting de coches para particulares y empresas es una alterativa a la compra que no ha dejado de crecer en los últimos años. Además, no solo se decantan por ella grandes empresas, sino que ahora son muchas las pymes, autónomos e incluso particulares que se deciden por esta modalidad de alquiler de coches a medio y largo plazo. Pero, ¿merece la pena o es mejor comprar un coche?

¿Qué es el renting de coches para particulares y empresas?

Como comentábamos, el renting de coches para particulares y empresas es un servicio de alquiler que tiene sus particularidades. El contrato se puede formalizar para entre 1 y 10 años, aunque lo habitual es hacerlo por un periodo más corto -entre 2 y 5 años-. Existe además un límite de kilómetros que no se puede sobrepasar.

Las ventajas del renting de coches a particulares y empresas

Hay que aclarar que quien se acoge al ‘renting’ de coches para particulares y empresas no se convierte en propietario del coche, aunque si cabe la posibilidad de comprarlo cuando termine el contrato. El conductor puede disfrutar de él durante el tiempo estipulado pagando una cuota al mes y disfrutar de una serie de ventajas que relatamos a continuación.

  1. A diferencia de la compra, no se requiere un gran desembolso inicial. Con el ‘renting’ de coches se paga una cuota mensual que incluye todos los gastos y trámites.
  2. La cuota es un gasto fijo. No se verá incrementada por la subida de tipos de interés o de la inflación. Si pedimos un crédito para la compra de un coche, la cuota puede variar en función de los tipos.
  3. La empresa arrendadora se hace cargo del coste de las revisiones, posibles averías y cambio de neumáticos si es necesario. Lo único que hay que tener en cuenta es el seguro, que aunque se paga con una parte de la cuota, se ajusta cada año en función de la siniestralidad.
  4. Ventajas fiscales. En el caso de particulares, no hay ninguna. Los autónomos, en cambio, pueden deducir la cuota en el IRPF si justifican que es un gasto necesario para su actividad profesional, mientras que las empresas pueden deducir el 100% en el Impuesto de Sociedades.

En cualquier caso, antes de decidirse por el renting de coches hay que valorar el uso que se le va a dar al vehículo. Tener muy presente que no se van a superar los kilómetros fijados, lo que conllevaría un pago extra. Además, hay que asegurarse de que estamos en disposición de cumplir el plazo del contrato para no tener que hacer frente a la penalización estipulada a tal efecto.

También »  Nuevo Toyota Aygo x-cite 2019, a la venta en España por 11.900 euros